Malta, turismo, y relax en Comino

En el centro de la isla de Malta se concentran dos ciudades que agrupan un patrimonio histórico y cultural digno de visita. Tienen una estratégica ubicación, lo que hizo que desde la Edad de Bronce estuvieran ocupadas. Así pasaron por aquí los romanos, los árabes (que son los que configuraron la diferencia entre Mdina y Rabat, pues amurallaron la primera), los normandos, hasta que el Rey español Carlos I cedió el archipiélago a la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de los Caballeros de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta. Esto hace que la ciudadela de Mdina sea uno de los mejores ejemplos de ciudad fortificada medieval.

Esta entrada pertenece a una serie sobre mi visita a Malta, si aún no lo has leído te recomiendo que pases por Antes de viajar a Malta

Rabat. Como sucede en otras ciudades de Malta, lo mejor es perderse por las calles. Algunos de los puntos de interés son la Casa Bernard, Villa Romana o las Catacumbas de San Pablo. Nosotras entramos en éstas últimas. El precio es de 5€ y por un poco más también se puede tener una audio-guía. Se supone que San Pablo llegó aquí tras su naufragio en la isla, donde estuvo predicando el evangelio. Con la entrada se accede a varios lugares, el primero, bajando la escalera, es la gruta atribuida a San Pablo, donde hay una escultura. Algunas personas creen que el lugar es milagroso. Subiendo una escalinata se llega al pequeño templo adyacente a la Iglesia (no se comunican en la visita). De nuevo abajo en las catacumbas por las escaleras de entrada hay otra bajada que lleva a una cripta. En ella hay numerosos túneles, algunos fueron catacumbas para enterramientos (una de las mayores curiosidades es una sala que tiene en roca una mesa redonda que cree se usaba para celebrar comidas conmemorativas en el festival anual de muertos) y otros se construyeron en la época de la guerra como refugio. Cada «habitación» era para una familia. Algunas tienen pisos pintados o decorados con cerámica, pertenecientes a los más adinerados. Otros los usaban varias familias, normalmente más pobres. Hace mucha humedad en el interior y bastante calor, por lo que recomiendo llevar una mochila para ir dejando la ropa que sobre y agua. Son bastante largos de recorrer y muy interesantes. Una vez acabada esta parte de la visita, se puede subir al primer piso, donde se exhiben obras de arte.

Mdina. Como decía anteriormente es un gran ejemplo de ciudad fortificada medieval. Para entrar solo hay una puerta precedida por un puente de piedra. A los seguidores de Juego de Tronos (Game of Thrones) es posible que les suene puesto que también es uno de los lugares que sale en la serie. Como siempre, recomendable el mero hecho de pasear por sus calles. Algunos sitios para visitar son: Capilla de la Visitación, Iglesia Carmelita, Catedral de San Pablo y su museo. En este último la entrada conjunta es de 10€. En el museo tienes varias plantas que exhiben varias obras de arte religioso. La Catedral bien merece la visita. Las pinturas que decoran todas las paredes y techos así como el diseño del suelo son impresionantes.

Rotonda Mosta. Esta impresionante Iglesia tiene cierto parecido con el edificio del Panteón de Roma. Tiene forma circular pero tiene una parte orientada al sur y otra al norte. Su diámetro es de 54,86 metros (el de la cúpula es de 35,97 metros), la longitud es de 74,35 metros así como el espesor de las paredes es de 8,38 metros. Se comenzó a construir en 1833. En 1942 cayeron cuatro bombas alemanas, una de ellas atravesó la cúpula durante una misa y milagrosamente no explotó. Se pueden adquirir varios tipos de entradas, la de acceso al templo, la que permite subir a la cúpula y otra para visitar las catacumbas. El precio oscila entre 2€ y 5€.

COMINO

Comino. Aparcamos el coche en el estacionamiento de la Cirkewwa Ferry Terminal. Cruzando toda la calzada que acumula los coches que entran al ferry de Gozo, está un kiosko que vende los tickets de ida y vuelta a Comino. Puede pagarse con tarjeta y el precio es de 13 euros por persona. La embarcación es pequeña, lo que hace que si el mar está picado lo vas a notar muchísimo. Existen otras excursiones para llegar a Comino desde otros puntos de la isla de Malta, pero el trayecto es mucho más largo. Hay que tener mucho cuidado con los horarios del barco. Comino es una isla deshabitada que cuenta con un hotel que funciona solo en la época estival.

En lo que había leído en Internet, Comino no contaba con mucho para comer, beber o comprar, sin embargo, ahora hay muchos food trucks y tienditas, así como aseos. La zona de arena es pequeñísima, aunque existe la posibilidad de alquilar tumbonas y sombrillas para ubicarlas en el pequeño paseo o encima de las rocas. Dimos un paseo para adentrarnos un poco en la isla. Después me metí en el agua y tomé mis gafas para bucear por la zona. El agua estaba helada, pero aún así fue bastante fructífero pues vi muchos peces y hasta pequeñas medusas. Es posible tomar pizzas, mojitos, piñas coladas… Lo peor es que la educación de la gente hace que el equilibrio de la naturaleza se vea quebrantado por estas personas que no saben respetar el medio ambiente. Para regresar hay que esperar en el minúsculo puerto a que llegue el barco que recoge a los que tienen el ticket del mismo color que el tuyo. También es posible, por un precio mayor, regresarse en Bote-Taxi. Este transporte se puede usar además para llegar a otras calas de la isla.

MALTA

Dingli. Los acantilados famosos de Malta. A nosotras no nos llamaron la atención especialmente. En concreto en el punto al que fuimos no tenía unas espectaculares vistas de los mismos, quizás no dimos con el sitio correcto. Aquí está la Capilla de Santa María Magdalena, que es el punto más elevado de la isla.

Attard. Es una localidad cercana a Mdina y Rabat. Los lugares que puedes visitar son: Parish Church of St. Mary, Villa Bologna, Palacio de San Antón, Kitchen Garden (dentro de este parque hay un Oso típico de Berlín pintado por los niños malteses). Hay que verificar bien los horarios de visita para evitar llegar cuando estén cerrados.

Vistas de La Valletta. Para obtener una panorámica como las de las postales de La Valletta hay que dirigirse a la zona de Sliema. Este es el mejor punto para tener unas bellas vistas de la capital maltesa. Nosotros aparcamos el coche en el centro comercial. La perspectiva es la mejor y quizás no esté tan llena de turistas como otros puntos. Como en otros lugares del mundo, los enamorados dejan candados. Si quieres saber más sobre la cúpula que se aprecia en la fotos puedes consultar Día 1 Malta

Isla Manoel. Aquí lo único que hay que pueda visitarse es el Fuerte de Manoel (apertura domingos de 9-17). Puede accederse a la isla para tomar fotos de las bahías, ya que si el fuerte está cerrado tampoco dejan acceder a la misma zona.

Senglea. Guardiola Gardens. Decidimos regresar a este punto (ya vinimos en el Día 1 Malta) para tener una perspectiva nocturna de La Valletta y sobre todo para observar la torre vigía Il-Gardjola que tiene esculpidos un ojo y una oreja en representación de la función de vigilancia que tuvo en el pasado. El jardín es además usado para fiestas (coincidió una cuando estuvimos allí).

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

1 pensamiento sobre “Malta, turismo, y relax en Comino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: