Buenos Aires, antigüedad y modernidad

Afrontamos el reto de nuestro quinto día dedicado a la ciudad de Buenos Aires, séptimo día en realidad de nuestro viaje.

Las visitas que hicimos en esta ruta bien pueden hacerse en el recorrido del día anterior (consulta Día 4 Buenos Aires ) y este dedicarlo a viajar a Tigre, situado al norte de Buenos Aires. Pero nosotros decidimos cambiar el planning para hacerlo más tranquilo. Tras desayunar en nuestro alojamiento en casa de mi prima en Palermo, nos dirigimos en metro hasta la parada Las Heras.



Esta entrada pertenece a una serie sobre mi visita a Argentina, si aún no lo has leído te recomiendo que pases por Antes de viajar a Argentina.



Cementerio de La Recoleta . Puedes visitarlo por tu cuenta o unirte a una de las visitas guiadas gratuitas que se ofrecen en distintas horas durante el día. Ambas opciones tienen sus ventajas: con la primera puedes perderte observando todas las bellezas de esculturas y arquitecturas que hay, o con la segunda puedes conocer algunas leyendas de familias con sus mausoleos… Nosotros optamos por esta última opción.

Cementerio de la Recoleta

El recorrido duró bastante, con espacio para hacer fotos, sin prisa pero sin pausa. Lo más curioso es que se ven las cajas de los fallecidos, los ataúdes. Creo que es la primera vez que en un cementerio las veo. Al principio fue bastante tétrico, pero la curiosidad puede más y se hace incluso adictivo asomarse para verlos. En la antigüedad era bastante común hacer panteones o mausoleos de gran esplendor para hacer ver al resto de la sociedad que su poder llegaba más allá de la muerte. Es por eso que en este cementerio hay tantos panteones (incluido el de la familia Paz, o la familia de Eva Perón). De las historias que nos contaron hay dos que recuerdo especialmente:

  • De un matrimonio que se llevaban a matar en vida, fallece primero él, y se mandó construir un monumento para su panteón. Al fallecer ella deja escrito que le hagan una escultura pero dando la espalda a su “amado” marido.
  • La de una joven que falleció en una fiesta a los 19 años se dice que porque se enteró que su novio estaba a su vez con su madre, lo que le produjo un infarto. Esto no es más que una leyenda, pero lo que al parecer sí es cierto, es que la tumba apareció rota, lo que atormentó a su madre porque sufrió lo que hoy se conoce como catalepsia, esto es, se confunde con la muerte. Por eso, la escultura representa a la joven con la mano en un picaporte, como por el intento de salir del ataúd aun estando viva.
Cementerio de la Recoleta

Para más información sobre cómo visitarlo puedes consultar Antes de viajar a Argentina .

Iglesia Nuestra Señora del Pilar . Ubicada hacia la derecha de la entrada principal del Cementerio de La Recoleta, esta coqueta Iglesia destaca por las numerosas reliquias que conserva cerca de la entrada. Es austera en el exterior y en el interior, destacando el color blanco. Muy cerca hay una pequeña tienda donde adquirir artículos religiosos.

Iglesia Nuestra Señora del Pilar

Centro Cultural Recoleta . El edificio donde se encuentra fue originalmente un convento de la orden franciscana. En el primer piso está el Museo de Ciencias Participativas para los niños. En nuestra visita la fachada acababa de sufrir una remodelación, dejándole un aspecto muy moderno.

Plaza Intendente Alvear , situada frente a estos tres edificios. Continuamos nuestra ruta pegados a los edificios anteriormente mencionados bajando por una pequeña pendiente. Nuestro objetivo era alcanzar el puente peatonal que pasa sobre Avenida Figueroa Alcorta. El puente en sí es bastante original y desde ahí se obtiene una estupenda panorámica de la Facultad de Derecho con la Floralis Genérica al fondo.

Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. El edificio es de estilo neoclásica germánica. Lo cierto es que es de bastas dimensiones, situado en lo alto de una amplia escalinata. Frente a la Facultad se encuentra el Museo de Bellas Artes que cuenta con más de 10.000 obras de arte.

Facultad de Derecho

Floralis Genérica . Caminando, muy cerca de la Facultad se encuentra esta impresionante escultura que cuenta con un mecanismo que la hace abrirse o cerrarse en función de las condiciones meteorológicas (yo siempre la vi a medio cerrar). Confesaré que era uno de mis imprescindibles en este viaje, y no me decepcionó. Dimos una vuelta completa a la escultura consiguiendo distintas panorámicas. Es bastante hipnotizante. Hay paneles explicativos tanto del propio monumento como de los edificios que la rodean.

Dashi . Llegados a este punto del día hicimos un alto en el camino para ir a comer con mi prima a uno de sus restaurantes preferidos. De origen japonés tiene una buena variedad en su carta. Presentación exquisita así como elaboración excelente. Sin duda un buen lugar para descansar de la comida típica de Argentina. Para llegar desde Floralis Genérica tomamos un bus.

Dashi

La Viruta Tango . Tras un merecido descanso nos desplazamos en taxi hasta este lugar (un tanto escondido) para presenciar unas clases de Tango. En la calle junto a la puerta de acceso hay unos pasos de tango inscritos en el suelo de la acera.

La Viruta Tango

Palermo. De regreso a nuestra alojamiento fuimos caminando por las calles del barrio de Palermo. Vimos La Parrilla de Don Julio que es bastante famosa, con una tremenda cola para cenar. Pasamos también por la Plaza Italia . Bordeamos La Rural , espacio para eventos y ferias, donde estaba todo muy concurrido esperando romper la fiesta de la noche.

La Parrilla de Don Julio

Así concluimos nuestro último día completo en Buenos Aires. Si te gusta, no olvides compartir.

ARGENTINA

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: