Malta, recorriendo la costa

Nuestro día comenzó hoy muy temprano. Había leído mucho sobre la Blue Grotto o Gruta Azul y todos coincidían que era mucho mejor ir pronto para que el efecto de la luz sobre el agua fuera el máximo. También leí que gente que no había ido a esa hora no les había parecido digno de visita… así que seguimos el consejo de la mayoría.

Esta entrada pertenece a una serie sobre mi visita a Malta, si aún no lo has leído te recomiendo que pases por Antes de viajar a Malta

Blue Grotto. Hay dos posibilidades para verla. Una es desde las alturas en el mirador. Es fácil ubicarlo en la carretera porque incluso hay vendedores de fruta ambulantes. Hay que bajar una escalera en piedra (bien habilitado el sitio y muy bien cuidado). El color del agua es turquesa pero distinto al de Comino.

La otra opción es el paseo en barca. Hay todo un negocio montado respecto a esto y así se ganan la vida los lugareños. Para dejar el coche hay una explanada. Solo hay que pagar la voluntad a un señor «aparcacoches». El bus turístico también llega. Después hay que bajar una cuesta hasta la zona de embarcadero donde hay un kiosko que vende los tickets. El precio es de 8€ por persona. Para bajar o subir de la explanada al embarcadero existe la posibilidad de utilizar un coche tipo los de campo de golf por tan solo 1€. Se accede a las barcas por turnos, facilitan chaleco salvavidas.

El trayecto es corto. Una vez en la zona del agua turquesa, la ruta incluye interiores de cuevas, pasar por debajo de un arco… el color parece sacado de una película de Disney, se conocen estas cavernas como The Cat’s Cave, Reflection Cave y La Rotunda finalizando en la Blue Window Cave. Desde mi punto de vista merece la pena totalmente el paseo, y aunque caro, es una experiencia única.

Tarxien. Nos dirigimos a esta localidad famosa por sus templos megalíticos. Al llegar llama la atención la Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación por sus cúpulas de color plateado. Los templos de Tarxien datan de 3.600-2.500 a. C. Se compone de tres templos megalíticos que se cree que se construyeron de forma sucesiva. Para protegerlos hay una enorme estructura de color blanca. Puede caminarse entre ellos y observarlos desde lo alto. En comparación con Ggantija (puedes leer mi referencia en Día 2 en Malta ), en mi opinión personal, me parece que está mejor preparado para las visitas turísticas. El precio de la entrada es de 6€. Muy cerca caminando está el Hipogeo de Hal Saflieni. Para más información puedes consultar Antes de viajar a Malta .

Zonqor. Nuestra ruta por la costa más sureste de Malta la iniciamos en Zonqor Point Salt Pans. Son unas salinas naturales. Después paramos para tener una bonita perspectiva de Marsascala Parish Church, así como sus barquitas típicas.

Salinas Salt Pans. En estas salinas se puede acceder hasta prácticamente tocar el agua. En las inmediaciones hay un edificio a medio construir. Hay unos aseos limpios y abiertos al público. Cerca se encuentra la torre de St Thomas.

ST Thomas Bay. Para llegar hay que ir por una calle que no tiene salida. Al final de esa calle hay un camino de «cabras» que desemboca en esta playa de roca. El color del agua bien merece una foto.

Zetjun. Desde St Thomas Bay tomamos carretera hacia el interior pasando por la Torre Mamo. En Zetjun hay varios lugares para visitar como la Iglesia del Pasaje Secreto de San Gregorio o la Parish Church of Saint Catherine, conocida como la Catedral del Sur.

Kalanka Sea Cave. El acceso lo hicimos por Triq Xrobb L- Għaġin (porque veníamos desde Zetjun) que es una carretera empinada, estrecha, de piedras y tierra, apta para atrevidos al volante. Existe una ruta más sencilla por Triq Delimara. Por la zona podrás encontrar mucha gente pasando el día en el campo o en el parque Xrobb L- Għaġin. El aparcamiento es complicado pero no imposible. Puedes llevar el coche hasta el mismo acceso de la playa de roca. Para acceder a la playa hay una escalera en la roca. Los colores y el contraste del acantilado blanco con el agua azul hacen de este lugar uno de los más imprescindibles.

Il-Ħofra ż-Żgħira. Nuestra intención era llegar a St Peter’s Pool pero el navegador nos derivó por esta carretera, distinta de la que usamos para llegar en nuestro Día 2 en Malta (pincha en el enlace para más información). Sin embargo, el navegador nos llevó a este punto. Dejamos nuestro coche aquí (donde señalo en el enlace). Nos colamos en un camino de una propiedad privada para tomar unas fotos de la bahía. Después continuamos caminando para llegar a Saint Peter’s Pool, donde obtuvimos unas vistas totalmente diferentes a las de nuestra anterior visita. Decir que hay un punto en el que el camino se convierte literalmente en un «camino de cabras» de una sola persona, por lo que hay que tener cuidado al pisar.

Ruta caminando desde donde dejamos el coche

Saint Peter’s Pool. Desde donde dejamos el coche, accedimos paseando por el «camino de cabras». La perspectiva fue muy diferente a la que tuvimos en Día 2 en Malta. En esta ocasión estaba repleta de gente tomando el sol y bañándose. Continuamos bordeando por el caminito hasta llegar al siguiente punto de la visita.

Remarkable Stones. Formaciones rocosas por la erosión del mar. Ocupa una gran extensión de terreno y son varias las rocas a las que si el mar está bajo te puedes acercar para tocar o fotografiar.

Marsaxlokk. Habíamos visitado el Día 2 en Malta esta población, pero tanto nos conquistó su color, sus barcas con el ojo de Osiris que decidimos parar nuevamente aprovechando el mercado de artesanías junto al paseo.

Pretty Bay. Birzebbuga. Nuestra siguiente parada se debe también a una foto que vimos en Internet. No nos defraudó la visita. Aprovechamos para tomar un helado mientras contemplábamos el color del mar. La playa es de arena, junto al puerto. Cuenta con muchas zonas de actividades para niños, lo que la hace un destino ideal para familias.

San Julián. Es la zona animada de Malta por excelencia. Aquí se concentra el mayor porcentaje de turismo. Las academias de inglés suelen estar en este lugar también. Tuvimos que dejar el coche en un parking cerca del Hotel Hilton para poder pasear, porque es mucha la afluencia de gente que hay. Recorrimos toda la costa hasta llegar a la Church of Our Lady of Mount Carmel.

Spinola Bay. Esta hermosa bahía todavía es utilizada por los pescadores, a pesar de que el turismo inunda toda la localidad sobre todo por la noche, donde se puede disfrutar de una buena cena al aire libre. Encontramos en esta bahía una escultura de la palabra LOVE. Un buen lugar para tomar una foto. Cerca está también la escultura del Sagrado Corazón de Jesús.

Balluta Bay. Conocido por tener una de las pocas playas de arena de la zona. En nuestra visita estaba llena de algas, lo que muy atractiva al baño no la hacía. Rodeada la bahía por edificios de época, es bastante común encontrar postales con la Church of Our Lady of Mount Carmel desde esta playa con fuegos artificiales de fondo. Hay una piscina en un saliente al mar. La academia de inglés EF tiene aquí algunas de sus instalaciones.

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: