Moscú: La huella comunista

El día de hoy fue organizado en torno al tour reservado en el Teatro Bolshói. Como éste no empezaba hasta las 11 decidimos madrugar para acceder al Mausoleo de Lenin.

Pertenece a una serie sobre Moscú, si no lo has leído aún, te recomiendo Antes de viajar a Rusia y Moscú, que ver



Mausoleo Lenin: su acceso es gratuito, es por lo que quizás se forman enormes colas para visitarlo. Mi recomendación es acudir a primera hora de la mañana, que aunque normalmente ya hay gente, en cuanto abren va muy rápido. No se permite realizar fotos en el interior, tampoco llevar mochilas grandes. A pesar de las inclinaciones políticas que como turista puedas tener, esta visita permite contemplar a una persona momificada (impresiona realmente el estado de conservación) de alguien que para bien o para mal fue parte de la historia. Nos contaron incluso que se hizo un referéndum para saber si el pueblo ruso quería que se retirara el mausoleo, y por ahora sigue intacto. Como curiosidad, indicar que el propio Lenin no quería ser enterrado de este modo, sino algo mucho más humilde y familiar en San Petersburgo. Obviamente no se respetaron sus últimos deseos. Junto al mausoleo pueden verse otras tumbas de personalidades de Rusia, en las que la gente deposita flores rojas. Estas tumbas no pueden verse sin pasar por la cola del mausoleo. Están junto a la pared del Kremlim. Nosotros llegamos sobre 9.15.

Paseamos nuevamente por Nikolskaya Street para atravesar Tret’yakovskiy Proyezd donde están algunas de las tiendas más caras de Moscú. Tienen la peculiaridad de que se conectan entre ellas interiormente para facilitar las compras en invierno.

Tret’yakovskiy Proyezd

Tour Teatro Bolshói. Para realizar una de las visitas guiadas hay que acudir el mismo día a las taquillas para comprarla directamente pero se corre el riesgo de que se agoten. Escogí una opción más segura, y es que los jueves por la mañana hay un tour guiado en inglés y otro en ruso cuyas entradas pueden adquirirse de manera extraordinaria por Internet. Para acudir es necesario llevar la reserva y el pasaporte. Para más información sobre la reserva del tour puedes consultar Moscú, que ver donde explico todas las opciones. La pega es que no hay reserva en español, pero el inglés de la visita es claro y sencillo, lo que permite entenderlo perfectamente.

El tour incluye guarda-ropa gratuito. Se visita una sala anexa, la sala principal, estancias utilizadas para celebraciones así como una exposición de vestuario y elementos de obras representadas en el teatro. La sala anexa presenta increíbles modernidades para hacer más adaptable tanto el escenario como el patio de butacas, ya que no sólo se utiliza para representaciones sino también para fiestas. La acústica está especialmente cuidada, dada la cercanía con el metro.

En cuanto a la sala principal, uno de los principales datos es que el teatro se incendió en varias ocasiones, por tanto, reformado en otras tantas. Visitamos varias plantas: patio de butacas, palco central y piso superior. Entre las curiosidades destacar que el escenario es inclinado en el ballet para mejorar el campo de visión del espectador; el teatro está realizado con materiales que favorecen la acústica de modo que se puede escuchar bien desde cualquier butaca; la enorme lámpara de cristal se encendía con velas en la antigüedad; en la planta superior hay localidades sin asiento, son para vender a universitarios a un precio más económico. Es posible que la visita coincida con algún montaje o ensayo. En nuestro caso fue con un montaje, lo que nos permitió ver la profundidad del escenario.

Entre las salas anexas que visitamos se encuentra una que llamó especialmente mi atención: Forrada entera de color rojo, tiene la característica que para favorecer la voz del zar entre sus invitados, si te sitúas en el centro tu voz se eleva enormemente por encima de los demás. El efecto es impresionante.

La duración de la visita fue de más de hora y media por todo el recinto.

Museo del Cosmonauta. Rusia es una de las grandes potencias en lo que al tema del espacio exterior concierne. Este museo es una muestra de ello. En nuestro caso no entramos, pero merece la pena un vistazo por el exterior así como al paseo de las estrellas, con monumentos impresionantes que representan los planetas, la tierra, y los astronautas rusos. Para llegar es muy sencillo pues tanto los buses como el metro llegan. La parada de metro es V. D. N. Ha., pues conserva las siglas del antiguo nombre del Centro Panruso de Exposiciones (Exposición de los Logros Económicos Nacionales). El museo está justo al lado. Para el paseo de las estrellas hay que dirigirse hacia donde apunta el cohete del monumento.

Centro Panruso de Exposiciones, aunque en su origen fue un parque de exposiciones dedicado a los logros de la URSS, en la actualidad se conservan la mayoría de los edificios como museos o simplemente como recuerdo de los pabellones. Es maravillosa la Fuente de las Naciones, por desgracia en mi visita estaba totalmente cubierta por reformas. El paseo se inicia en un arco triunfal, un poco más alejado de la salida del metro. Es una gran caminata, así que se recomienda ir con energía y calzado cómodo. Lo importante es fijarse en los detalles de los edificios. Muchos aún conservan símbolos comunistas. Hay un Aquarium y un parque de atracciones, lo que puede ser una buena opción si se viaja con niños. Para llegar hay que caminar desde el Museo de la Cosmonáutica, cruzando la zona del tranvía. La entrada es el arco triunfal. Es un espacio totalmente abierto. El paseo tiene una duración de una hora y media aproximada.

Después de toda la caminata, nos dirigimos hacia el inicio del Paseo de las Estrellas. Son estupendas las esculturas que se encuentran aquí, para unas fotos geniales. Desde esta zona tomamos un bus hasta el siguiente punto a visitar.

Strastnoy Blvd, en esta avenida hay un parque cuya iluminación cambia de color. Interesante visitar en la noche.

Eliseyevskiy, espectacular supermercado que conserva la esencia de hace más de 50 años. La decoración es exquisita. Aprovecha para realizar una pequeña compra o adquirir incluso recuerdos de Rusia. Entra en las distinas salas, porque los techos y paredes cambian. Aquí la ubicación.


Eliseyevskiy

Khachapuri, lugar de comida Georgiana recomendado por Sara, una de las más importantes patinadoras sobre hielo de España (Instagram @sarasobrehielo). Excelente comida. Lo más interesante para probar son los Khachapuri, que son como una especie de pizza calzone pero con un agujero central con un huevo. Los ingredientes varían dependiendo de la variedad elegida. Aquí puedes consultar el menú y aquí la ubicación del que fuimos (hay varios en la ciudad).

Dumplings
Khachapuri cheese bread

Confectionery «Cafe Pushkin». Comer o incluso tomar algo requiere reserva ya que no atienden en la barra. Sin embargo, echa un vistazo al interior haciéndote el turista despistado. Aquí la ubicación.

Café Pushkin

Tras un largo día caminando era hora de dar por finalizada la jornada, pues mañana nos esperaba otro «tute» bueno.

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: