Buenos Aires: San Telmo y Palermo

Este es el relato de nuestro segundo día en Buenos Aires. El día anterior fue intenso para ser el primero y para ser el de nuestro aterrizaje en este país. Hoy lo dedicaríamos a pasear por el mercado famoso de los domingos en el barrio de San Telmo, y luego tarde en familia, ya que mi prima y familia vive aquí.

Esta entrada pertenece a una serie sobre mi visita a Argentina, si aún no lo has leído te recomiendo que pases por Antes de viajar a Argentina.

Nos desplazamos hasta el barrio de San Telmo, con una excelente guía, mi prima. Nos dejó en el cruce de Belgrano con Balcarce. Desde ahí iniciamos nuestra caminata para ver los puntos destacados de la ruta marcada. Es importante llegar pronto para que haya poca gente donde Mafalda, que hoy la conoceremos.

Paseo de la Historieta

Paseo de la Historieta . Durante un agradable paseo puedes observar esculturas a color de personajes distinguidos del cómic argentino. Cada una de las figuras tiene a sus pies la explicación, así como señalan la dirección de las más próximas. Para los turistas la más conocida de todas es Mafalda cuyo creador es de Argentina. Por supuesto, es la que más expectación genera porque todos quieren hacerse una foto con ella. Cerca de su ubicación hay un mapa de este Paseo de la Historieta.

Convento de Santo Domingo . Basílica Nuestra Señora del Rosario. Impresionante Iglesia. Monumental en el exterior, sencilla en el interior. Las misas se celebran en estilo gregoriano.

Santo Domingo

Mercadillo de los domingos. En el cruce de Calle Defensa con Avenida Belgrano inicia este mercadillo. Consta de numerosos puestos donde puedes encontrar: abalorios, joyas, productos relacionados con el mate, todo tipo de accesorios inspirados en Mafalda, artesanías, recuerdos… Es muy amplio y se extiende hasta llegar a la Plaza Dorrego.

Casa Mínima

Casa Mínima . En una calle a la izquierda (San Lorenzo) se halla esta casa famosa por su estrecha fachada. No es la más estrecha que he visto, pero es curiosa. En esta misma calle había una pareja demostrando sus dotes bailando tango.

Mercado de San Telmo . Se encuentra en la derecha antes de llegar a la Plaza Dorrego por la Calle Defensa. Agobiante, bullicioso, a veces escandaloso, pero sobre todo con ricos manjares para probar, como las típicas . También pueden encontrarse antigüedades u objetos curiosos. Si quieres utilizar el baño, tendrás que pedir la llave / clave a uno de los puestos, pues sin ella no podrás ni entrar ni salir.

Mercado de San Telmo

Plaza Dorrego . Atiborrada de puestos en domingo, casi no puede apreciarse la propia plaza. Lugar idóneo para ver ejemplos de tango en la calle.

Plaza Dorrego

Pasaje de la Defensa . Similar a los patios de Caminito (si aún no lo leíste puedes leer mis impresiones en Día 1 en Buenos Aires ), se puede visitar el interior de este edificio que según reza la leyenda está desde 1876. Con tiendas un tanto vintage y otras artesanales, pueden visitarse las dos plantas que componen este pasaje. Lugar para sentarse y relajarse después del paseo por el concurrido mercadillo dominical.

Cerca de este lugar, justamente donde el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires tomamos un taxi para dirigirnos hacia Palermo, donde nuestra familia nos estaba esperando para la celebración de aniversario de mis padres:

La Cabrera . Restaurante dividido en dos edificios con eficiente cola de espera (bastante común en Buenos Aires, donde casi todo el mundo sale a comer fuera de casa). Hay que anotarse en una lista. Puedes esperar sentado ya que tienen preparados para ello unos taburetes fuera. A nosotros nos tocó en el local de la derecha. La iluminación interior un tanto oscura para mi gusto, pero con decoración fuera de lo común con muchos objetos colgando de techo y paredes. Carne buenísima. Probamos el “bife” y el “ojo de bife” con muchos cuencos de guarnición de distintos estilos, todos elaborados y presentados con mucha originalidad. La carne milanesa de tamaño gigante. Aprendimos que cuando los argentinos comen carne, realmente no piden nada más porque es imposible comer algo más. Pedimos una “provoleta” así como patatas fritas con huevo frito, pero fue tarea difícil acabarlo todo.

La Cabrera

Heladería Lucciano’s . Caminando por Palermo llegamos a una de las heladerías favoritas de mi prima en Buenos Aires porque ofrecen sabores originales y artesanos.

Lucciano’s

Regresamos dando un paseo hasta nuestro hogar en Buenos Aires, pasando por Distrito Arcos , que es un Centro Comercial abierto.

Calles de Palermo

Si el paseo por Palermo se alarga, pues la tentación en las compras es alta, puedes ir a cenar a Don Julio o aprender a bailar tango en La Viruta Tango . Te contaré mi experiencia en próximas entradas, pues yo fui en otro día.

Si te gusta, no olvides compartir y dejar tus comentarios!

ARGENTINA

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: