Buenos Aires, La Boca y Puerto Madero

Nuestra llegada a Buenos Aires fue en avión y muy temprano. La cola de control de pasaportes se nos hizo bastante eterna, sobre todo porque hacía calor. Si viajas desde España solo tienes que tener preparado tu pasaporte y rellenar el formulario que te dan en el avión.

Esta entrada pertenece a una serie sobre mi visita a Argentina, si aún no lo has leído te recomiendo que pases por Antes de viajar a Argentina.

En nuestro caso no puedo hablarte de los traslados de y hasta el aeropuerto, aunque es bastante seguro y económico hacerlo en taxi. Mi prima y su hijo nos vinieron a buscar, así que el trayecto hasta su casa se nos hizo relativamente corto porque nos pasamos todo el tiempo hablando. Nuestra zona de alojamiento estaba en Palermo, muy cercana a La Rural.

Tras dejar nuestras pertenencias, descansar un poco y disfrutar de la familia, salimos a dar nuestro primer recorrido. Tal y como te cuento en Antes de ir a Argentina las visitas a Buenos Aires las dividiremos por barrios, de modo que comenzamos por el barrio de La Boca, conocido mundialmente por el fútbol. Eran ya las 11.30 de la mañana.

Caminito. El barrio de La Boca es uno de los más famosos de Buenos Aires. En él encontramos el estadio de fútbol más conocido, La Bombonera, del que te hablaré más adelante, y Caminito. Si bien el barrio en sí no se considera muy seguro para los turistas, estos dos puntos son fácilmente accesibles para su visita. Caminito se compone de dos calles en forma de V. Los edificios coloridos se deben a que antiguamente se pintaban con la pintura que sobraba de los barcos. Es común ver mercadillos callejeros en los alrededores. Aquí será uno de los lugares donde más económicos encontrarás los recuerdos de la ciudad de Buenos Aires. Para llegar el mejor modo es el taxi. Como comenté en Antes de viajar a Argentina, los taxis para los españoles son bastante baratos, sobre todo si se comparte entre varias personas. El taxi te dejará cerca de la famosa esquina de Caminito, donde el balcón que hace muestra asomándose al Papa Francisco (conocido por todos que es de origen argentino). En este mismo lugar podrás tomar el taxi de regreso. El aire que se respira en esta zona está lleno de música, de tango, de parrillada, de artesanías… Lo mejor es dejarse llevar por el espíritu de la zona y adentrarse en cada uno de los rincones que ofrecen los patios. Pasa, pasa, puedes encontrar un mirador en cualquier casa, así parezca un restaurante… Están acostumbrados. Si nos situamos mirando al famoso balcón, a mano derecha está la calle más tranquila. En la esquina, muy cerca del balcón, hay un verso perteneciente a un tango (música de Juan de Dios Filiberto y letra de G. Coria Peñaloza) inspirado en este lugar. Esta calle es más tranquila que la que está a mano izquierda. En ella encontramos lo que describía anteriormente, patios de edificios llenos de tiendas de artesanías o curiosidades, o accesos a miradores de formas imposibles que facilitan una perspectiva distinta del lugar. Se pueden ver murales pintados de vivos colores (como el Conventillo histórico de 1881). Por un momento, nos recordó estar en La Habana.

La Bombonera. Museo de la Pasión Boquense. No muy lejos de Caminito, siguiendo las vías de un tren con hermosos murales, está uno de los estadios más famosos del mundo. Quizás el culpable es la leyenda Diego Armando Maradona, que ha sido uno de los jugadores más famosos del Boca. Se puede ver el estadio por fuera, con los colores  del club: azul y amarillo. Hay en frente una tienda con material. Sin embargo, en la tienda oficial, puedes comprar entradas para ver el Museo y el estadio. Existen tres tipos de opciones de entrada (más información en Antes de ir a Argentina). Nosotros compramos la básica, suficiente para la experiencia que queríamos vivir. Desde la misma tienda se accede al museo. Cuidado todo hasta el mínimo detalle, te ves inmerso en el mundo de este club de fútbol. Hay una sala con forma de balón, con varios pases al día, en el que se expone con todo detalle el sentimiento de la pasión boquense… casi te dan ganas de salir para unirte al club. Rodeando este balón hay una rampa desde la que puedes acceder al estadio. En la entrada que adquirimos teníamos incluido el acceso a grada pero no al césped ni a vestuarios. He de reconocer que aunque he visto otros estadios, este me parece original por varios puntos: La grada a la que pudimos salir, era para estar de pie. Situada en uno de los fondos (tras una de las porterías) no tenía asientos sino escaleras. En algunas gradas superiores también se repetía este esquema. Lo había visto en teatros, pero no en campos de fútbol. El otro punto original lo pone la grada de las autoridades, pues ésta es totalmente vertical y cerrada, como si fuera un edificio anexo al campo, rompiendo completamente la estética abierta. Tras las fotos volvimos a entrar al museo. Hay unos enormes balones de fútbol donde pueden verse momentos esenciales de la vida del Boca Juniors. También están expuestos las réplicas de los trofeos ganados. El museo se complementa en la planta inferior con una pared llena de estrellas, corresponden a los aficionados que quieren dejar su huella, su contribución. Hay otra sala, donde se proyecta otro vídeo. Merece la pena pagar la entrada. Ocupamos unos cuarenta minutos en verlo.

Puente de la mujer. Desde Caminito, (como a las 13.30) tomamos un taxi nuevamente para dirigirnos hacia Puerto Madero (duración aproximada del trayecto 20 minutos). Al parecer esta zona ha resurgido en los últimos años como un lugar de moda. El puente de la mujer fue realizado por Santiago Calatrava. Puede abrirse para permitir el paso de los barcos. Junto al puente se encuentra la Fragata Sarmiento que fue buque escuela de la Armada Argentina. Ahora es un museo. En el lado opuesto se encuentra un monumento a la Reina de Holanda. En esta zona además, hay muchos jóvenes practicando coreografías de baile en grupo. Para mi suerte había una campaña de concienciación con el medio ambiente. Participando (había que tratar de marcar gol en unos agujeros en una portería) ganabas una botella reutilizable. ¡Metí gol a la primera!

La Parolaccia. Comimos en este excelente lugar. Servicio impecable. Probamos la “Burrata” compuesto por un tipo de queso cremoso y jamón serrano, combinación deliciosa. Nos decidimos por la pasta, famosa en Argentina por su influencia italiana.

Vistas desde La Parolaccia
App BA Taxi

Paseo de la fama. Tras nuestra copiosa comida fuimos paseando hasta la Avenida Dr. Tristán Achával Rodríguez, pasando por la calle de Azucena Villaflor. Lo primero que vimos fue el Monumento a La Prefectura Naval. Los rascacielos que rodean la zona son de los más modernos de la ciudad, y por ello una de las zonas más caras de Buenos Aires. Desde este Paseo de la fama se ve la Laguna de los Coipos, que casi no se aprecia el agua de la numerosa vegetación que tiene. En este paseo se encuentran esculturas de grandes de Argentina en cuanto al campo deportivo se refiere. Para nosotros el más conocido es el futbolista Messi, que para nuestra desgracia había sido arrancado y solo estaban sus pies… A lo largo del camino hay puestos ambulantes de comida (incluso food truck) y venta de artículos de ropa (bufandas, calcetines…). Llegamos hasta el Paseo de los Plumerillos para asomarnos a ver la Laguna de los Patos y el Camino de los lagartos, un poco de la Reserva Ecológica Costanera Sur.

Fuente Monumental Las Nereidas. Protegida por una valla transparente se encuentra esta fuente que tiene su historia: llegada desde Roma, realizada por Lola Mora en mármol de Carrara. Al parecer su emplazamiento original era en el centro de la ciudad pero fue movida debido al escándalo que suponía la desnudez de algunas figuras para la época.

Fuente Las Nereidas

Llegados a este punto decidimos poner punto y final a nuestro recorrido del día de hoy. Decidí utilizar la App BA Taxi para pedir un taxi. Eran como las seis de la tarde.

Si te gusta ¡no olvides compartir!

ARGENTINA

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

1 pensamiento sobre “Buenos Aires, La Boca y Puerto Madero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: