Bagan: experiencia en globo.

Sucedió en nuestro segundo día en Bagan. La cita con la empresa que contratamos era muy temprano. Nos recogerían sobre las 5 de la mañana en nuestro hotel para llevarnos al lugar del vuelo. Dicen que tienen varios lugares dependiendo del viento y las condiciones climáticas. Existía la posibilidad de que tiempo no fuera bueno y que el vuelo tuviera que suspenderse. Por suerte, eso no pasó.

Pertenece a una serie sobre Myanmar, si no lo has leído aún, te recomiendo Antes de viajar a Myanmar



Era obligatorio el uso de pantalón largo y recomendable llevar prenda de abrigo. Nos preparamos y salimos a la recepción del hotel a esperar nuestra recogida. El coche que vino por nosotros, simulando un vehículo antiguo, llegó puntual. Recogimos otras personas en el camino y después nos adentramos en la más absoluta oscuridad entre la maleza.

Llegamos a un campo. Nos sentaron en unas sillas dispuestas en círculo. Nos ofrecieron té o café con pastas. Mientras observábamos cómo en distintos puntos iban preparando los globos. Una pareja de recién casados estaban tomándose unas fotos de boda muy originales. El cielo se iba poco a poco llenando de una tenue claridad. Globos de otros colores (verdes y amarillos) iban llenando el cielo. Los nuestros, color burdeos, estaban preparándose.

En nuestro globo seríamos ocho personas y el piloto, dispuestas de dos en dos en las esquinas. Recibimos las instrucciones de seguridad. Bastante sencillo. Nos ayudaron a subir a la cesta con unas escaleras. Nuestro globo contaba con una cámara GoPro que nos haría fotos durante el recorrido.

La subida fue muy paulatina. No hubo sensación de mareo ni angustia. Al poco los templos comenzaron a aparecer ante nuestros ojos. El sol salía del horizonte. Nuestro piloto giraba en círculos en algunos puntos para que todos tuviéramos visibilidad 360 grados. El aire se sentía fresco en el rostro. La experiencia estaba resultando única. El sonido del fuego subiendo hacia el globo rompía el silencio que sobrecogía mi corazón. Realmente la vista es maravillosa y mereció la pena tanto madrugar como el precio que pagamos.

bagan

Nuestro vuelo llegaba a su fin y tomamos tierra sin mucha dificultad. Tomamos nuestra posición sentadas en la cesta. Un grupo de gente se agarró a la cesta para evitar que volviera a volar. La cesta dio dos saltos (no veíamos lo que sucedía) y finalmente se paró. Bajamos con ayuda de los trabajadores. Nos llevaron hasta una mesa que ya estaba preparada. Nos dieron unas copas de champagne. Nos cocinaron en vivo un rico desayuno con huevos fritos con jamón, embutidos, quesos, zumo… Nuestro piloto, que chapurreaba algo de español, nos entregó nuestro diploma de vuelo, ¡qué ilusión! Nos entregaron una gorra y un calendario con fotos de viajes en globo sobre Bagan.

Unos jóvenes y niños vinieron a ofrecer productos para vender. ¿De dónde habían salido si estábamos en medio del campo? Nos sorprendió mucho verlos pero eran tan enérgicos tratando de vender que no pudimos evitar querer ayudar. Como no teníamos previsto que hubiera esta venta ambulante no habíamos llevado dinero así que se ofrecieron a quedar con nosotros en la puerta del hotel. Así fue que les compramos nuestras faldas típicas de Myanmar, algunas postales y dibujos.

Sin duda, el viaje en globo es una de las mejores experiencias para vivir en Bagan. La amplitud de territorio que abarca la zona arqueológica sólo puede apreciarse a vista de pájaro. A pesar de que la actividad es muy cara, sin duda, es una de las cosas que deben hacerse en Bagan. La empresa que nosotros elegimos nos ofreció un excelente servicio extra que incluyó regalos, comida y fotografías. El traslado fue curioso en el vehículo antiguo.

Antes de llegar a Bagan hice investigación de las empresas que realizan el viaje en globo. Tras analizarlas por precio y servicio elegí Balloons over Bagan. Las otras son Oriental Ballooning y Golden Eagle Ballooning Myanmar. La reserva hay que hacerla con antelación porque los cupos disponibles se van llenando. Puede ocurrir que si lo dejas para última hora no haya espacio para ti. Cuando haces la reserva piden número de pasaporte y peso (supongo que para balancear los globos).

Si te ha gustado no olvides compartir, dar Me gusta o dejar un comentario.

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: