Nikko, lo más turístico de Japón

Japón en general está bien preparada para el turista occidental, pero si hay algo que vivimos en este país que fuera súper turístico, ese lugar es Nikko. Se encuentra a 120 km de la capital así que suele ser una de las excursiones más comunes de un día desde Tokyo.

Esta entrada pertenece a una serie sobre mi visita a Japón, si aún no lo has leído te recomiendo que pases por Antes de ir a Japón

Para llegar hay que ir en tren, haciendo un cambio en Utsunomiya. No hay pérdida porque hasta en el suelo hay flechas que indican dónde debes dirigirte para cambiar de tren. Además el propio tren está decorado como uno antiguo, en color marrón, lo que hace el viaje si cabe aun más turístico.

Si tienes la JRP (Japan Rail Pass) el trayecto está incluido. Si quieres más información consulta Antes de ir a Japón.

Nuestra ruta particular fue la siguiente: JR Shonan -Shinjuku Line Rapid- parada en Omiya, y continuar en el mismo tren ya que se reconvierte en JR Utsunomiya Line hasta Utsunomiya donde hay que cambiar a JR Nikko Line.

Nikko bus passes
Mapa bus de Nikko
Tarjeta transporte Nikko

En la estación de Nikko te venden una tarjeta de transporte que dura todo el día. Realmente tampoco le sacaríamos tanto partido porque luego preferimos caminar entre templos, pero siempre es mejor que andar cambiando dinero para pagar en el bus.

Nuestra primera parada:

Templo Rinno-ji. 8.00-16.00. 400 yenes. Es el más importante de la ciudad y es conocido por las tres estatuas de Buda. No se pueden hacer fotos en el interior. Para no variar, nos tocó apreciarlo por fuera con un andamio, pues estaba en remodelación. La principal novedad es que las entradas pueden adquirirse en unos cajeros automáticos. Compramos una combinada que nos incluía una visita a otro lugar (Taiyuin, sigue leyendo, más abajo encontrarás información).

Folleto del Templo Rinno-ji
Mapa de Rinno-ji

Tras la visita, nos pusimos rumbo al siguiente templo, el más grande de la zona, o el más conocido. Al acceder cruzas un Torii de piedra y una Pagoda de cinco pisos.

Santuario Tōshō-gū. 8.00-15.30. 1.300 yenes. Es el principal y el mayor punto de interés turístico en Nikko. Pierde un poco el encanto por lo orientado que está al turista, sin embargo, su belleza y su gran estado de conservación bien merecen la pena. En este Santuario descansan los restos de Ieyasu. Lo mandó construir su nieto. Tiene mucha influencia china. En la taquilla hay un mapa pegado donde se sitúan los «grandes» elementos que hay que buscar. Antes de llegar al lugar había leído tanto que tenía la sensación de que si realmente no estaba atenta me los iba a perder. La realidad es que son tan conocidos estos puntos que todo el mundo se para a hacer fotos y están muy señalados en los mapas. Para que no te pierdas nada te cuento punto por punto nuestra visita:

Mapa de Tōshō-gū.
Mapa de Tōshō-gū.
  1. Puerta principal o Front Gate. Aquí te revisan que has adquirido la entrada. Están los dioses Nio a ambos lados.
  2. Nada más entrar se ven perfectamente tres almacenes. En los que están más a la izquierda están los elefantes imaginados, ya que quien los pintó nunca había visto uno de verdad.
  3. Los tres monos. Si estás mirando hacia el almacén que tiene los elefantes solo tienes que girarte para verlos. Son muy famosos porque son los mismos que están en los iconos del WhatsApp, son los que no ven, no oyen y no hablan con el mal.
  4. Mizuya o lugar de purificación. Zona de agua para purificarse, como en todos los santuarios.
  5. Tori de piedra. 
  6. Torre de la campana. Subiendo unas escaleras tras el tori de piedra encontramos la torre de la campana y la del tambor a nuestra derecha.
  7. Yomeimon Gate o Puerta Yomeimon. La decoración es extraordinaria. Hay muchos detalles para observar en ambos sentidos. Creo podrías pasar todo un día solo admirándola y no llegarías a recordar completamente todas las miniaturas.
  8. Kairo. A ambos lados de la Yomeimon Gate hay un muro decorado con viñetas que tienen aves y flores. 
  9. Karamon Gate. Solo utilizada en grandes ocasiones. La decoración china es destacable. Está frente a la Yomeimon Gate.
  10. Oratorio. Para acceder hay que descalzarse. No se pueden hacer fotografías.
  11. Sleeping Cat o Gato dormido. Es el acceso a la tumba de Ieyasus. Desde la Karamon Gate nosotros giramos a la derecha para pasar bajo la puerta que tiene en la parte superior un gato, al cruzar la puerta tiene unos pájaros volando. Creo recordar que leí que ambos eran símbolos de la actitud ante Dios. 
  12. Shinyosha. Tiene tres santuarios portátiles que se utilizan en primavera para los festivales.
  13. Escaleras de piedra. Hay 207 escalones hasta llegar a la tumba. Hay una pequeña pagoda, un pequeño templo… y un árbol al que la gente le deja peticiones…
  14. Sacred Palanquin House.
  15. Crying Dragon. Es una sala que tiene un enorme dragón pintado en el techo. Se llama así porque quien la creó, ideó una acústica especial cuando uno se sitúa justo debajo de la cabeza del Dragón. Unos monjes nos estuvieron dando la explicación (incluso en español!!! pues preguntaron de dónde los visitabas). La cuestión es que chocan dos trozos de madera y suena a… dos trozos de madera chocando… pero si lo hacen justo debajo de la cabeza del Dragón… ¡magia! se escuchaba como si fuera un llanto!! (bueno quizás no tanto, pero sí que se escuchaba con un eco especial que parecía simular un llanto).

Tras salir de este Santuario, nos dirigimos caminando hacia el siguiente, saliendo hacia la derecha. Hay un tori de piedra que lo indica:

Futarasan Shrine. 8.00-17.00. 200 yenes. Es el más antiguo de Nikko. Rinde culto a las tres montañas sagradas de Nikko (Nantai, Myoho y Taro). Al ser más antiguo, es mucho menor la grandiosidad que el templo anterior. Es mucho más sencillo.

Futurasan Shrine

Taiyuin. 8.00-15.30 500 yenes. Aquí descansa el nieto de Ieyasu, Iemitsu, que fue quien mandó construir Tōshō-gū. Es mucho más modesto que el de su abuelo pero sigue la misma filosofía de edificios. En una de las puertas pueden verse cuatro deidades: Kendara (blanco), Bidara (rojo), Abatsumara (verde) y Umarokya (azul). En este Santuario nos sirvió la entrada que compramos en Rinno-ji.

A la salida de este Santuario, esperamos al bus para bajarnos en la parada más próxima al 

Puente Shinkyo. Este puente representa al que cruzó el fundador de Nikko gracias a los lomos de dos serpientes. Su acabado es en laca roja. El puente realmente no se puede cruzar. Uno de los lados está cerrado. Sin embargo, puede pagarse por «cruzarlo». Nosotras no pagamos, y lo que hicimos fue fotografiarlo desde el puente por el que pasan los coches y llegar hasta la parte cerrada.

*** LA ANÉCDOTA***

Encontramos una tienda con recuerdos no especialmente caros. Al oírnos hablar en español (siempre es agradable en un país que no habla tu idioma encontrar a alguien que sí lo habla) un matrimonio mexicano se acercó a conversar. Cada uno hablamos de nuestras rutas por el país y casualmente ambos habíamos pasado por Pekín antes de llegar a Japón. Sin embargo, la experiencia había sido muy distinta a la nuestra. Ellos tuvieron mala suerte con el hotel, así también con el transporte y los taxis e incluso con el idioma. Ellos volverían a Pekín antes de regresar a su país, por lo que me pidieron recomendaciones. Estuvimos un buen rato intercambiando impresiones. Mi amiga, que ya tenía hambre, nos interrumpió para que pudiéramos ponernos en marcha, así que me ofrecí a dejarle mi WhatsApp para que a la noche cada quien en su hotel pudiera intercambiar información. Le facilité nuestra ruta por Pekín (puedes consultarla Aquí, así como mis recomendaciones Antes de viajar a China). Así nacen las amistades viajeras! Saludos a Juan José Sánchez y familia, de México!!!

Comida recomendada en Hippari Dako. Todas las guías indican que en la calle que va desde el puente hasta la estación de tren hay muchos restaurantes para comer. El que mejores comentarios tiene es sin duda este y para nuestra suerte no estaba muy lejos del puente. Estábamos solos en el lugar, no sé si porque comíamos fuera de hora… La comida estaba excelente y bastante copiosa. Está decorado con hojas en la pared con dibujos y notas de todos los viajeros que han pasado. Encontramos varias escritas en español. Como decíamos, Nikko es un lugar muy turístico.

Hippari Dako, recomendado para comer.

Después de comer decidimos regresar a la estación con el bus. Fuimos en busca del tren de regreso a Tokyo. Una vez allí, paramos en Takeshita Street donde hicimos algunas compras. Como comenzó a llover, nos fuimos para el hotel a descansar de este ajetreado y cansado día.

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: