Oporto, día intenso

Nuestro día comenzó en nuestro apartamento (más información en Día 1 en Oporto). Muy cerca hay varias pastelerías, cafeterías, donde surtimos nuestro desayuno. Para llegar al centro fuimos en metro. Coste: 1,80€. Quisimos ver algunas cosas que no estarían incluidas en el Free Tour (si quieres saber más consulta Día 1 en Oporto).

Ruta anterior al Free Tour

Esta entrada pertenece a una serie sobre mi visita a Oporto, Portugal, si aún no lo has leído te recomiendo que pases por Día 1 en Oporto

Capilla de las Almas

Capilla de las Almas. Se encuentra situada junto a la salida de Metro Bolhão. Su fachada está totalmente cubierta de azulejos en blanco y azul (típicos en Portugal). Representan la vida de San Francisco de Asís y de Santa Catalina. El interior es más austero que el exterior pero cuenta también con azulejos en la parte baja de las paredes. Su acceso es gratuito.

Mercado do Bolhão. En las guías turísticas aparece como imprescindible. De los más de 400 puestos con los que contaba este mercado, habían quedado unos 80. En 2014 se aprobó un proyecto para su rehabilitación. Éste incluye un acceso directo desde el metro, y distribuir en dos plantas (la primera para los puestos y la segunda para los restaurantes). Dicha obras están ahora en ejecución, por lo que todo su interior está derruido. Las fachadas están intactas. Por el espacio que ocupa en el solar, se ve que el mercado fue bastante grande. Dejo aquí el enlace de la web del mercado donde puede seguirse el proceso de las obras.

Mercado de Bolhão
Teatro Rívoli

Teatro Rivoli. Se trata del Teatro Municipal, por lo que no suele ser difícil encontrar localidades económicas. En 2013 se cumplieron 100 años de su apertura. Hoy en día, gracias a su remodelación, cuenta con un segundo auditorio, un café, y hasta una sala de ensayos.

Hotel Pestana

Teatro de Sá da Bandeira. Pequeño teatro que vimos casi sin querer en nuestra ruta. Frente a este teatro se sitúa el Hotel Pestana (5 estrellas) cuyo exterior e interior es un edificio histórico muy bello. Continuamos por la calle de Sampaio Bruno cuyo suelo tiene mosaicos.

Ruta aproximada del Free Tour

Praça da Liberdade. Nuestro Free Tour (más detalles en Día 1 en Oporto) inició en esta plaza junto a la estatua ecuestre de Pedro IV de Portugal. La plaza de la Libertad tiene forma alargada. En un extremo ubicaron el Ayuntamiento, tapando la Iglesia de la Trinidad. En el extremo opuesto el Palacio das Cardosas (hotel). La Avenida dos Aliados fue el resultado de un proyecto urbanístico. Históricos edificios rodean la misma. Aquí se celebra el Año Nuevo, grandes eventos y celebraciones futbolísticas.

Estación de São Bento. Para su construcción se derribó el monasterio de las monjas benedictinas. Lo más hermoso de esta estación, y la que atrae a miles de turistas y curiosos, es su vestíbulo. Cubierto íntegramente por azulejos (blancos y azules), dicen que son un total de 20.000. Su elaboración tardó unos once años en completarse. En la parte superior se puede ver una evolución del transporte. Otras representaciones son: el encuentro entre Alfonso VII de León y Egas Moniz, los Reyes Juan I de Avís y Felipa de Lancáster, procesión de la Virgen de los Remedios, la romería de San Torcuato, la vendimia, las barricas de vino por el río Duero… Nuestro guía del Free Tour aprovechó para contarnos algunos de estos pasajes de la historia representados en los azulejos.

Catedral

Catedral. Cuentan que fue Don Hugo, arcediano de Santiago de Compostela , luego obispo de Oporto quien impulsó la obra de la catedral. Originalmente proyectada en estilo románico, la construcción se finalizó con detalles de estilo gótico, como el rosetón que hay en la entrada principal. No pudimos acceder, por ir en el tour, así que regresaríamos más tarde.

Mirador de los Grillos

Mirador Iglesia San Lorenzo dos Grilos. Hay dos miradores. Uno que lo encontrarás bajando desde la Catedral (siguiendo la cuesta que hay frente a la puerta principal de la Catedral), desde el que verás desde lo alto la Iglesia de San Lorenzo. El otro es desde la propia Iglesia, que se abre otro mirador. Para llegar a la Iglesia o a este otro mirador puedes bajar unas escaleras que salen desde el mirador en alto, o seguir las estrechas calles, que fue lo que hicimos nosotros con nuestro guía del Free Tour. Además este camino está reconocido dentro del Camino de Santiago (verás una señal en el suelo). Por estas callecitas se llega a una pequeña placita con casitas de colores bastante bonita para hacer fotografías. Nos cuentan que en San Juan las puertas de todas las casas se abren y es costumbre entrar o salir a festejar todos con todos. (Las fotos de estas calles las podrás ver en Día 3 en Oporto).

Iglesia de San Lorenzo. Pertenece a un complejo que se hizo para el colegio de la Compañía de Jesús. Los jesuitas fueron expulsados por el marqués de Pombal, así que se destablecieron los Eremitas Descalzos de San Agustín, quienes eran llamados Grilos (grillos) por eso esta Iglesia se conoce popularmente como Iglesia de los Grillos. Actualmente alberga un museo de Arte Sacro y Arqueología. Su acceso es gratuito. Observar que las ventanas superiores dan al aire… por lo que al hacer la foto la estampa cambiará si el día es soleado o nublado.

Calle de Las Flores

Calle de Las Flores. Esta calle fue terreno ganado al obispado. Cuentan que cuando la gente ya tenía sus casas hechas, entonces les pidieron un impuesto por estar en esos terrenos… el cual no podían pagar… Otros cuentan que el objetivo era ennoblecer la zona. Ahora es una calle peatonal que concentra joyerías y tiendas tradicionales. Con el Free Tour hicimos un alto en el camino en Nata Lisboa. Pudimos entrar al baño sin coste y quien quiso tomó algo en la cafetería. Yo pedí un pastel de Nata, típicos de Oporto, al que me invitó el guía. Estaban recién hechos, así que me lo pusieron para llevar, porque hay que esperar que se enfríen. En realidad no es de nata, sino de crema con base de hojaldre. Esta es su ubicación.

Iglesia de Los Clérigos. Subiendo la Rúa dos Clérigos desde la Plaza de la Libertad es inevitable no fijarse en esta Iglesia. Está construida en un terreno inclinado, hecho que fue salvado con éxito por el encargado. La torre está separada de la Iglesia por un edificio blanco que fue hospital de los clérigos pobres. Aquí se ubicaba el Campo de las Malvas, donde se enterraban los cadáveres de las personas que morían en la horca. De ahí proviene la expresión mandar a criar malvas. Para entrar (junto a la torre) en la Iglesia no es necesario pagar entrada, sí para subir a apreciar las magníficas vistas desde lo alto de la torre.

Torre de Los Clérigos. La torre tiene 75 metros de altura, en su época llegó a superar a Notre Dame de París. Para subirla median 240 escalones. Esta torre se veía desde el Duero, por lo que los veleros la consideraban un punto de referencia. El acceso tiene coste. Esta es su web. Desde la librería Lello hasta la torre de los Clérigos hay una plaza que utilizan muchos jóvenes para descansar. Es la Plaza de Lisboa. En un lateral está la Universidad de Oporto. Aquí daba clases J.K. Rowling cuando vivía en Oporto.

Librería Lello. Para los amantes de la lectura y para los fans de Harry Potter esta librería es de obligada visita. La fachada es de estilo neogótico. Destacan dos pinturas que simbolizan el Arte (portando una escultura) y la Ciencia (con uno de los símbolos de Antropología). Se dice que esta librería inspiró parte de la obra de Harry Potter, de hecho en los alredores hay varias cosas que recuerdan a la saga del mago más famoso. Nuestro guía nos contó varias curiosidades que están relacionadas con estos lugares. Te las iré contando conforme nosotras fuimos a esos sitios. Dentro del Free Tour no estaba incluida la visita, por lo que nos tocaría regresar más tarde. Sí pudimos observar la enorme cola de gente para entrar.

Librería Lello

Mirador. Nuestro Free Tour acabó en este mirador. Es un poco silvestre, esto es, no está acondicionado pero tiene bonitas vistas tanto de Oporto como de Vila Nova de Gaia.

Jardín Infante Don Enrique. Este jardín inclinado tiene en su epicentro un homenaje al Infante Don Enrique quien fue el más viajero. En un costado encontramos el Palacio de la Bolsa, del que te hablaré más detalles en Día 3 en Oporto. En la parte superior, un edificio rojo de hierro forjado llamado Mercado Ferreira Forges. Este edificio se construyó para sustituir el antiguo mercado. La obra se alargó en exceso. Cuando se quiso inaugurar, se dieron cuenta de que la construcción no favorecía la mercancía que iba a venderse. Tras un período de decadencia comenzó a utilizarse como almacén de fruta hasta que se declaró Inmueble de Interés Público. Obtuvo la licencia una empresa para su explotación dedicando el espacio a la cultura con dos salas, restaurante, que propician eventos culturales de todo tipo como pueden ser conciertos, exposiciones, cine, teatro…

Barrio da Ribeira. Este es un barrio muy animado. Junto a la ribera del río hay una amplia oferta en restauración. Puedes contratar paseos en barco por el río. Si se levanta la vista hacia las casas, esto es, dejando el río en nuestra espalda, se pueden contemplar las coloridas viviendas que componen este barrio. En el paseo hacia el Puente de Luis I encontrarás varios monumentos. La vista completa de Vila Nova de Gaia es bastante relajante.

Puente Luis I. Es uno de los emblemas de la ciudad de Oporto. La historia que llevó a este puente a su construcción es bastante curiosa. Originariamente existía el Puente de las barcas, que consistía en veinte barcas unidas por un cable de acero. Cuando la invasión napoleónica miles de personas trataron de huir y el puente cedió. Murieron más de cuatro mil personas. Años después se desmontó para construir el Puente de María II (conocido como puente colgante). En este mismo espacio se decidió construir el puente que conocemos hoy día. Fue diseñado por discípulos de Eiffel (de quien sí es el Puente de María Pía). En la parte superior circula el metro, en la inferior los automóviles, y en ambos pueden circular los peatones. Nosotras lo cruzamos por la parte inferior. Hay que tener cuidado, porque supuestamente los que van hacia Vila Nova de Gaia deben circular por la izquierda, mientras que los que caminan hacia Oporto deben de circular por la derecha. Cerca está el ascensor o funicular que te deja en la parte superior desde la que es fácil llegar a la Catedral.

Bodega Churchill. Fuimos a esta bodega por recomendación de nuestro alojamiento en Oporto. Si quieres saber más sobre el alojamiento puedes consultar Día 1 en Oporto. La visita es totalmente gratuita.

Barriles grandes

En la primera planta te sientas en una especie de salón a lo restaurante donde te sirven uno de sus vinos de Oporto (explican la procedencia, envejecimiento…). Después se abren unas puertas correderas ocultas que dejan al descubierto unos enormes barriles de conservación.

Sala de degustación

Tras la explicación del origen de las bodegas y del vino Churchill pasamos a otra sala donde se almacenan en barricas más pequeñas otro tipo de vino de Oporto, éste coge un color más oscuro porque toma parte del tinte de la madera de las barricas. En cada una se anota la fecha en la que fue revisado por última vez. Por último pasamos a la sala donde se envejecen los vinos en botella. No todos los años son buenas cosechas (han de darse una serie de condiciones). La bodega Churchill ha tenido varios años de éstos (uno de ellos 1985).

Nuestra degustación

Al finalizar nuestra visita volvimos al primer salón donde degustamos otros dos vinos más. Las vistas del río desde la sala son espectaculares. Mi idea en principio era no adquirir nada, sin embargo, los tres vinos que probé me gustaron tanto que finalmente decidí comprar un pack que trae exactamente los tres vinos que probé: Reserve Port, Dry White Port y 10 Years Old Tawny Port, por 23 euros. Para reservar tu visita te dejo los datos de su web. www.churchills-port.com visitors@churchill-port.com

Tras la salida de la bodega, caminamos hasta llegar al teleférico. Ahí tomamos un Uber súper barato que nos dejara cerca de la Calle de las Flores, donde nuestro guía nos había recomendado comer, pues nos había dicho que todo lo que está cerca del río es muy turístico, poco típico y muy caro.

Sabores da Invicta. Acabamos comiendo aquí. Yo pedí una Fransesinha, plato típico de Oporto. Es un bocadillo con pan de molde relleno de carne de ternera, salchicha, jamón cocido, chorizo, mucho queso y una salsa que lo cubre todo con un ligero picante. Cuentan que el origen se debe a un emigrante recién llegado de París que vio que las mujeres en Oporto eran muy recatadas e inventó este plato para que les entraran los calores y se destaparan. Le puso ese nombre en honor a la mujer más picante. Cerca nos tocó ver y escuchar a una parte de la tuna tocando canciones conocidas.

Librería Lello. Lo primero a tener en cuenta es su horario de visita: de lunes a domingo 09.30-19.00. Lo segundo es que es un sitio que suele tener mucha afluencia de público, por lo que se recomienda o bien ir a primera hora o bien por la tarde a última. Lo tercero es que dada la cantidad de gente que visita la librería, los dueños tuvieron a bien poner un precio de acceso (5€), eso sí, descontable si adquieres cualquier producto en su interior.

Para comprar la entrada tienes que dirigirte un poco más arriba de la librería a una tienda que hace esquina. Hay que entrar hasta el fondo y guardar la cola. Puede pagarse con tarjeta. También ofrecen servicio de taquilla, ya que al interior no puedes ir con maletas o mochilas de gran tamaño. Ya con tu entrada en la mano, tienes que dirigirte a hacer cola para entrar ahora sí a la librería. Nosotras nos dividimos y mientras una iba a comprar la entrada, la otra ya estaba haciendo cola. El interior es fascinante. Todas las pareces cubiertas de libros. Hay una zona que clasifica los libros por idiomas.

En la planta inferior destacan en ambas paredes bustos de escritores portugueses (aunque puedes encontrar a Miguel de Cervantes). Tras la escalera hay una pequeña sala a Harry Potter donde puedes encontrar todos sus libros. No hay nada confirmado pero tampoco desmentido, sobre que la autora se inspirara en esta librería para parte de sus exitosos libros de la saga del mago más famoso del mundo. En el techo hay una hermosa vidriera que alberga la insignia «Decus in labore» (Dignidad en el Trabajo) y el monograma de los hermanos Lello. En el piso superior (solo por pisar la escalera merece la pena subir) encontramos una antigua caja registradora y una vitrina con la cronología de los libros de Harry Potter.

El importe de la entrada lo puedes canjear por uno de los dos cuadernos que tienen sobre la historia de la librería (yo me llevé uno) o por uno de los grandes clásicos en edición especial de la Librería Lello en tamaño libro de bolsillo con el filo de las hojas en dorado y marca páginas en hilo rojo. Es un estupendo recuerdo porque lleva el sello de la librería (yo me llevé El principito).

Fuente de los leones. Está situada en una plaza cercana a la Librería Lello. Cuentan que esta plaza inspiró el símbolo de la casa Gryffindor de Hogwarts de Harry Potter.

Igleja dos Carmelitas y la Iglesia del Carmen tienen entre ambas la Casa Escondida. Dicen que no podían construirse dos iglesias una al lado de la otra, por lo que para salvaguardar esta prohibición se construyó una casa en medio de las dos. El acceso a las Iglesias es gratuito, pero no se puede avanzar mucho más allá de la entrada (como acercarse al altar) porque ese espacio está reservado para quienes adquieren entrada conjunta que incluye las dos Iglesias y la Casa Escondida. Cuentan que esto inspiró la casa sede de La Orden del Fénix de Harry Potter, herencia de Sirius Black (nº12 de Grimmauld Place). En los libros esta casa no era visible a simple vista, sino que sólo aquellos de la orden a los que el Guardián revelaba su ubicación podían verla. Al colocarse delante el edificio empujaba las casas vecinas (nº11 y nº13) para aparecer. La verdad es que tiene cierto parecido.

Iglesia de los Clérigos. Entramos en la Iglesia. Tiene planta ovalada. No es especialmente ostentosa en su interior. Más información sobre la Iglesia un poco más arriba.

El fantástico mundo de la Sardina Portuguesa. Interesante tienda de pescado en conserva. Parece que vas a un circo vintage. Puedes desgustar gratuitamente algunas de las conservas que puedes comprar (corvina en aceite, truchas ahumadas en aceite, huevas de bacalao ahumadas con vegetales, jurel en aceite, dorada en aceite, lubina en aceite…). Lo más original son los envases, muy coloridos. Algunos además hacen referencia a años, por lo que puedes buscar tu año de nacimiento y la lata te dirá acontecimientos importantes así como quienes nacieron ese año. Si te sobra tiempo, es muy interesante de ver. Esta idea tan original para vender las conservas tradicionales a un público más joven es de la empresa Comur (Fábrica de Conservas de Murtosa). Fundada en 1942 aun tienen métodos de producción artesanales.

Catedral. Palacio Episcopal. Pelourinho do Porto (columna de piedra de estilo barroco, en español se le conoce como Picota). Concebida originalmente para ahorcar al que había cometido algún delito, lo cierto es que dicen que no llegaron a colgar a nadie. Sí que a los ladrones se les dejaba en columna para que todo el mundo pudiera verlo, a modo de castigo durante la dictadura. Me recordó un poco a la costumbre que también existía en Escocia, que consistía en clavar la oreja a los ladrones. No pudimos acceder a la Catedral porque aunque llegamos en hora, estos lugares turísticos tienen la costumbre de cerrar la venta treinta minutos antes de la hora que pone que es el cierre.

Piscina das Marés-foto de www.visitportugal.com

Leça da Palmeira. Como nos había sobrado algo de tiempo en nuestras visitas del día, decidimos acercarnos a esta playa. En Internet habíamos visto unas fotos preciosas de unas piscinas casi naturales (Piscina das Marés) con el agua turquesa. Supongo que porque nosotras fuimos en el mes de mayo, las piscinas no estaban cubiertas de agua, y si lo estaban no eran precisamente de color turquesa (fue todo un golpe de expectativas vs realidad). El día había estado todo el tiempo nublado, así que supongo que influiría. El caso es que no pude ver ese agua color turquesa ni tan siquiera mojar mis pies. El acceso a las piscinas se hace a través de un pequeño complejo, por lo que no sé si en verano tendrá coste. Es posible acceder desde la playa… aunque cuando nosotras estuvimos lo tenían cercado con cinta blanca y roja (no sé si era por el peligro de la cercanía de las rocas con el oleaje, o porque el acceso a esa parte no se debe de hacer por la playa). Paseamos hasta que decidimos regresar. La ida y la vuelta la hicimos en Uber, pues no teníamos vehículo propio. También puede llegarse en bus, pero la frecuencia en este caso fue en nuestra contra.

Leça de Palmeira en mayo

Miradouro da Serra do Pilar. Como ya estaba atardeciendo decidimos venir a este lugar donde nos habían recomendado contemplar las vistas de Oporto. Sólo los coches autorizados llegan a este sitio, por lo que para llegar hay que subir una cuesta. Desde el mirador no sólo puede verse Oporto, sino también Vila Nova de Gaia, e incluso el puente de Luis I. Encontrarás muchos fotógrafos profesionales o aficionados. Esperar la foto perfecta del atardecer requiere su tiempo. Como el lugar está en alto suele hacer corriente, así que si eres de las personas frioleras te recomiendo algo para ponerte.

Monasterio de la Sierra del Pilar. La Iglesia tiene planta octogonal. El claustro es de estilo renacentista. Alberga un museo sobre los Patrimonios de la Humanidad declarados por la UNESCO en el norte de Portugal.

Jardim do Morro. Es un parque que en las noches tiene en su inmediaciones Food Track para comer casi cualquier comida. La música discotequera suena de fondo, lo que le da un aire muy guay a este sitio. Paramos un momento para poder seguir fotografiando el atarceder.

Última ruta del día

Puente Luis I. En esta ocasión cruzamos el puente en dirección Oporto por la parte superior. Si no pasa el metro, es bastante fácil saber si llegará o no, puedes hacer una foto en el punto medio del puente. Las vistas nocturnas desde el puente a ambas ciudades es recomendable.

Iglesia de San Ildefonso. Los azulejos de la fachada cuentan la vida del santo que le da nombre, así como temas relacionados con la eucaristía. Llama la atención su escalinata y las dos torres que rodean la puerta principal.

Café Majestic. Se inauguró en 1921 como Café Élite. Lugar de reunión de burgueses y aristócratas, atrajo también a poetas, escritores o pintores que buscaron aquí su inspiración. Los alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Oporto lo eligieron como lugar predilecto. Entre los años 60 y 80 tuvo un período de decadencia pero tras estar dos años cerrado por reformas en los años 90 su reapertura fue todo un acierto. Se dice que J.K. Rowling solía frecuentar este espacio. La carta no es apta para cualquier bolsillo, pero siempre es posible tomarse un café. Esta es su web. Su ubicación es en la calle Santa Catalina, que se ha convertido en la calle de las compras por excelencia de Oporto. Es peatonal.

Restaurante

Francesinhas Al Forno da Baixa. Fue una recomendación de mi amiga Adela y fue todo un acierto. Tienen una amplia variedad de Francesinhas así como platos de ternera, también muy aclamados en esta ciudad. Lo combinamos con una sangría de vino de Oporto. Espectacular. Recomiendo mucho este lugar. Eso sí, lo mejor es acudir pronto porque se llena. En el mismo sitio pero una planta más abajo puedes encontrar espectáculos de fado.

Aquí dimos por finalizado el día. Dimos un par de vueltas a varios sitios obligados por la ruta del Free Tour, ya que no se accede a los lugares de interés. Tal y como dije en el Día 1 en Oporto, si vas con tiempo limitado mi recomendación se divide en dos: una es prescindir del Free Tour para ir entrando en los sitios, o prescindir de entrar en los sitios para realizar el Free Tour.

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: