Convención de Outlander

Para entender un poco lo que voy a relatar, tengo que ponerte en antecedentes. Como puedes leer en mi descripción ¿Quién soy? me apasionan algunas cosas al punto de implicarme al máximo… No sé si sea una virtud o un defecto, pero me aporta experiencias muy gratificantes e increíbles. Viajar no sólo es ir a un destino a conocer, sino también a descubrir y vivir anécdotas inolvidables.

Outlander es, por un lado, una serie de libros (ocho publicados en la actualidad, click en el enlace para más información Outlander, los libros) de la autora Diana Gabaldon , y por otro lado, una serie de televisión producida por Starz (cinco temporadas por ahora, click en el enlace para más información Outlander, la serie). La historia inicia cuando una enfermera de la Segunda Guerra Mundial, Claire, se reencuentra con su marido, Frank, tras la guerra para vivir una segunda luna de miel en Inverness, Escocia. Allí al tocar un círculo de piedras, Claire es transportada doscientos años al pasado. En medio de la confusión de este hecho, Randall, antepasado de Frank, y un casaca roja inglés en esa época, intenta abusar de ella, pero es salvada por unos escoceses. Para poder ofrecerle la protección del clan debe casarse con un escocés, Jamie. Así es como inicia la duda entre regresar a su presente o quedarse en el pasado. No cuento más para no hacer spoiler, pero pasan muchas aventuras entre el primer y el, hasta ahora, último libro o temporada (en la serie). El rodaje utiliza muchos escenarios reales de Escocia.

Conocí la serie por una compañera de trabajo (gracias Anabel). He de reconocer que el primer capítulo no me atrapó inmediatamente pero tras darle una segunda oportunidad, vi las dos primeras temporadas del tirón. Me creó tal curiosidad, que me leí los libros de un atracón (y eso que son ocho y bastante gordos). Ese año, por azares, uno de mis destinos de viaje fue Escocia, con un viaje en coche con amigas (¡saludos chicas!). Me enamoró el país (publicaré en breve mi ruta) tanto que cuando se lo mostré a mis padres no se lo quisieron perder. Así es como en el mismo año, fui por segunda vez consecutiva a Escocia. La tercera temporada se había estrenado en ese entonces y pude visitar las localizaciones en Edimburgo. Mis padres no habían visto la serie, pero al regresar quisieron verla. Ahora son también fieles seguidores.

Tras todos estos acontecimientos, comencé a seguir cuentas en Instagram relacionadas con la serie y de los actores para enterarme de las novedades, del estreno de la cuarta temporada… así fue como supe que Sam Heughan , actor que da vida a Jamie en la serie, había confirmado su participación en The Land Con 2. Te cuento cómo fue el proceso de cómo acabé en una convención, para que veas que no son cosas de un día para otro, y que al final, cualquiera puede acabar allí. El caso es que no tenía idea de qué era una convención, de lo que implicaba, ni mucho menos de lo que costaba. Así que comencé a investigar. Era la segunda que organizaba la misma empresa en París, Francia, se hacía en un hotel, acudirían otros actores…

¿Me voy a la convención?

Lo primero que hice fue mirar vuelos a París en Skyscanner de fin de semana (ir el viernes, regresar el domingo) para no depender de vacaciones. Vi que era factible. Lo segundo fue averiguar cómo se organizaba la gente en el hotel, pues una habitación individual en el sitio de la convención me encarecería mucho el viaje. Encontré que había en Facebook un grupo oficial de la convención donde la gente publicaba cosas e intercambiaba información. Después descubrí que había otros grupos de Outlander en España. Publiqué mensajes en varios para obtener los datos que me hacían falta. Una chica muy amable de Cádiz (gracias Raquel) me escribió por privado para ayudarme y contarme su experiencia en la convención anterior. Acabamos hablando por teléfono. La verdad es que es muy gratificante encontrar personas tan amables en redes sociales. En este tipo de cosas, he de confesar que he encontrado grandes amigos a raíz de colaboraciones por gustos en común. Rosa, de Cádiz, y Ángela, española residente en París, fueron también de las primeras en ayudarme. Me hicieron pensar que acudir a la convención sería una experiencia única de la que no me iba a arrepentir.

La otra cuestión era la económica. No hay que engañarse, una convención es cara. Se podría decir que es incomprensiblemente cara. Sin embargo, esto es como las lentejas, lo tomas o lo dejas. Todo está a la venta. Lo primero es conseguir el pase a la convención. Uno es el básico (que era el único que estaba a la venta cuando yo me enteré) y los demás van incluyendo autógrafos o fotos o «privados». Cuanto más incluye, más caro es obviamente, y también menos hay disponibles. Los asientos no se eligen, se asignan por orden de compra según el tipo de pase. Los pases más caros obtienen las primeras filas, y dentro de los pases se posicionarán en función de quién lo compró antes. Se repite el mismo proceso con cada tramo de pase.

Pues me lié la manta a la cabeza, me compré mi pase básico, mi foto y autógrafo con Sam Heughan y el vuelo a París. Faltaba por atar el tema del alojamiento. Nuevamente en esos grupos de Facebook conseguí armar una habitación de tres personas (increíbles aquellas noches Marimar, Aless). Reservé la habitación para dos noches (viernes y sábado).

Booking.com

Quizás parezca una locura compartir habitación con dos desconocidas. En realidad, no es que lo parezca, lo es, es un riesgo, puede salir mal o puede salir bien. Sin embargo, teníamos unos meses por delante para conocernos en las redes… Se puede asemejar a cuando te alojas en un hostel pero en una versión más pija (bastante más) y con la diferencia de que realmente no coincides en la habitación con dos desconocidas, sino con dos personas con las que ya has hablado y compartes una afición. Mi experiencia fue genial. No pude tener mejores compañeras de habitación.

COSPLAY

Ya estaba lista… o casi. Hablando con una de mis futuras compañeras de habitación (Alessandra), acordamos que sería interesante usar Cosplay. ¿Qué es eso? Proviene de la unión en inglés de Costume (disfraz) y Play (jugar), por tanto, sería jugar a disfrazarse. El Cosplay consiste en imitar mediante un disfraz el rol de un personaje. Yo tengo a mi madre, experta costurera, que se encargó de hacerme dos trajes a lo «Claire». He de confesar que siempre estuve enamorada de esos trajes de época, con independencia de que coincide que los usen en la serie. Mi amiga se compró el traje de la boda de Jamie. La verdad es que esta idea, si te atreves, está genial porque causa interés en los actores provocando interacciones muy curiosas porque reconocen el personaje. Y así, ya si estaba lista a vivir mi experiencia.

Mi Cosplay también me sirvió para hacer amigos, porque tanto yo quería hacerme fotos con el resto de personas que iban con Cosplay, como quien no lo tenía quería tomarse fotos conmigo. Conocí a una chica que se hacía los trajes ella misma y tenía una página de costura por Internet. Algunas repetimos con Cosplay en ambas convenciones. En The Land Con 3 (oh, había olvidado decir que después de la primera vez que fui, hubo una segunda) nos hicieron subir al escenario a lo pasarela de modelos y saludar, en reconocimiento al trabajo de llevar el Cosplay. Apagaron las luces de la sala y dejaron solo las del escenario. Permitieron grabar vídeo y hacer fotos. Sentí mi minuto de gloria con tanta ovación. Fue una flipada. Gran experiencia para recordar. Lo bonito es que la barrera del idioma desaparece cuando estás compartiendo algo en común. En The Land Con 3 llevé nuevamente dos trajes, uno inspirado en los de la segunda temporada de la serie (con tela comprada en Buenos Aires, Argentina, más información en Día 6 Buenos Aires) y otro como «Brianna».

LAS COMPRAS

El funcionamiento de las compras en la convención también requiere una explicación. Desde The Land Con 2 a The Land Con 3, mis dos experiencias, ha habido algunos cambios, originados sobre todo por el creciente éxito de la serie y la popularidad de los actores invitados. Así en The Land Con 2 yo tuve oportunidad de comprar un pase básico meses después del lanzamiento de la primera venta de la convención, sin embargo, en The Land Con 3 todos los pases, sin excepción se agotaron el mismo día que salieron a la venta. Lo curioso es que cuando anuncian la fecha y ponen a la venta los pases (todos los tipos) no hay confirmado ningún invitado, por lo que la compra es totalmente a ciegas. ¿Es un riesgo? pues sí, no lo vamos a negar, pero cierto es que todos los años han tenido un buen elenco, pero sobre todo, es la convención que ha logrado reunir a los actores protagonistas (Sam Heughan y Caitriona Balfe). Si quieres comprar algo directamente en la convención tendrás que madrugar porque luego se forman unas interminables colas.

Algunas de mis compras en The Land Con 2 y The Land Con 3

El primer año que compré, yo ya sabía que iba Sam, pero el segundo compré a ciegas. No me arrepiento en ninguno de los casos. Después, cada tanto tiempo, van sacando a la venta fotos y autógrafos individuales, luego dúos, tríos, cuartetos, fotos grupales y los privados. Suelen sacarla cada mes o cada quince días, pues saben que es cuando la gente tiene ingresos para comprar. Cuanto más cerca de la fecha de la convención, más apretada es la agenda, es decir, las ventas se abren más seguidas unas de otras. Hay un porcentaje que guardan para vender en la propia convención, pero algunas fotos o autógrafos como los de Sam o Caitriona, si se agotan en la venta on line puede que ya no haya disponibilidad. En The Land Con 3 llegaron a limitar a una foto y un autógrafo de algunos actores por pase para dar oportunidad a que al menos todos consiguieran una. Después abrieron venta a quien quisiera repetir. Estas ventas las anuncian con antelación en el grupo de Facebook y en las redes sociales. Son un estrés porque dependiendo del actor se agotan en menos de un minuto. Irás recopilando tickets de tus compras que tendrás que imprimir junto con tu pase para canjearlo todo en la convención. En The Land Con 3 hicieron una mejora con esto, de modo que podías conservar la «estampita» de recuerdo.

En mi primera vez, mi máxima era «no vas a volver a repetir una experiencia como esta» y en la segunda vez era «ya que estoy, compraré todo aquello que me faltó en la primera». Ya os digo yo que esas máximas no contribuyeron a mi ahorro.

LOS EXTRAS

Los extras lo componen los privados, las fotos y los autógrafos.

Los privados son una «reunión» de unas veinte personas con uno de los invitados, donde se pueden hacer preguntas y hay una interacción más directa. Al acabar hay una foto del grupo del privado.

En las fotos puedes indicar con antelación qué postura quieres (siempre que sea respetuosa). Lo mejor que puedes hacer es llevar una muestra en foto (en el móvil o impresa) de lo que deseas, que así es más fácil explicarlo. No da tiempo a mucha interacción, aunque algunos sí que dan algo de conversación. Yo tuve, en ambas ocasiones, mucha suerte y en parte gracias a mi Cosplay, que como dije, da mucho juego. Un tiempo después van sacando impresas en buena calidad las fotos. Posteriormente a la convención venden un pase para comprar todas las fotos en digital.

En los autógrafos, la interacción es mayor. A mí me gusta darles la enhorabuena por su trabajo o decirles cosas de su interpretación que me haya gustado. Puedes llevar para firmar cualquier cosa que sea oficial. Hay quien lleva los libros, los Funko Pop!, revistas… La gente aprovecha para llevarles regalos. Yo no soy muy partidaria, porque al final a veces los dejan, salvo que sea algo que les llene o sea muy personal. En mi caso, el primer año para los autógrafos llevé un cuaderno de la serie que compré en el Castillo de Doune en Escocia; el segundo me llevé mis fotos con ellos del año anterior impresas tamaño folio a color.

ORGANIZACIÓN

Respecto a la organización, suele ser un secreto hasta prácticamente el propio fin de semana, pero la experiencia, como dicen, es un grado. Lo habitual es que el viernes por la tarde se abra la primera recogida de pases y vales. En The Land Con 3 podías elegir con antelación, por Internet, la franja horaria a la que acudirías. En The Land Con 2 mi vuelo llegaba demasiado tarde como para recoger mi pases el viernes, así que me tocó madrugar el sábado para ser de las primeras en la cola. Sin pase no puedes comprar extras en la propia convención. En The Land Con 3 sí pude elegir la franja horaria última del viernes pero casi no llego porque había un tráfico horrible desde el aeropuerto al que llegué (no olvidemos que en París hay tres aeropuertos) hasta el hotel. Casi muero de calor en el Uber porque la calefacción la tenía a tope. Pero ¡lo logré! La tienda está normalmente abierta sábado y domingo.

Ejemplo: horario en The Land Con 2

Los dos días de la convención, temprano, se hace una apertura, donde aparecen todos los actores que estarán en el día. Esto da paso al panel grupal, es decir, participan todos. Los asistentes pueden acercarse al micro para hacer sus preguntas. En mi primera convención yo estaba tan absorta en lo que estaba sucediendo que no me percaté de estos detalles y cuando quise darme cuenta había perdido mi oportunidad de participar. En la segunda convención, dice la frase hecha que «la experiencia es un grado», pude hacer dos preguntas, una cada día y ambas en los paneles grupales: ¿qué rutinas o rituales tienen antes de grabar una escena? y ¿qué es lo que más odias de tu personaje? Satisfacción máxima. Hasta me reconocieron luego en las fotos y me agradecieron la pregunta. A lo largo del día se van sucediendo otros paneles en dúo o en solitario, en función de las fotos o autógrafos programados. En The Land Con 2 pude disfrutar más de los paneles porque tenía menos cosas compradas, en The Land Con 3 me perdí casi todo porque pasé la mayor parte del tiempo en las colas. Esto es algo que deberían de mejorar. Sé que es algo difícil pero quizás no imposible.

Ejemplo: horario The Land Con 2

Mientras están los paneles, en la pantalla van publicando los números y tipos de pase que les toca acudir a foto, a autógrafo o a privados. Siempre van primero los pases más caros, sucesivamente hasta el pase básico. La desventaja del pase básico es que siempre será el último en llegar, lo que hace que de manera inevitable el actor esté más cansado, por tanto, menos predispuesto a hacer posturas graciosas o más originales, o simplemente el tiempo se estará agotando y tendrá que ir más deprisa. Al final del día suele haber una clausura donde aparecen nuevamente todos los actores partícipes del día. Digo suele porque en la última que fui los tiempos se dilataron tanto que se canceló.

LA GENTE, EL ALMA DE LA CONVENCIÓN

Pero si hay algo increíble en estas convenciones es la gente. En España se creó un grupo de WhatsApp para ayudarnos entre nosotros para las compras que se iban publicando, organizar los taxis al hotel, las habitaciones de hotel, etc. A algunas las conocí en Madrid en un intento de convención fallida (que por cierto me timaron el dinero). A otros los vería en París. Con Marimar (una de mis compañeras de habitación) quedé en el aeropuerto Charles de Gaulle pues ambas teníamos más o menos los mismos horarios de vuelos. ¿Casualidad? No, lo habíamos hablado antes precisamente para coincidir. Así pudimos compartir el Uber al hotel. Ese viernes quedamos para cenar con otros integrantes del grupo, acabando la noche en la terraza del hotel. Cada quien desde una parte de España, cada quien con su historia de cómo conoció la saga Outlander, unidos por ese gusto común.

Equipo español en The Land Con 3

Los dos días siguientes coincidiríamos en las colas y en los descansos. Algunas más locas que otras, más atrevidas o simplemente más experimentadas. Yo era una esponja absorbiendo toda la información sobre otras convenciones, lo que se podía o no se podía hacer… Todo era nuevo. En mi segunda ocasión, yo contaba ya con esa experiencia, lo que me permitió disfrutarlo desde otra perspectiva, mucho más relajada y tranquila. Como los paneles casi fueron inexistentes en algunos momentos, nos permitió hacer «reuniones de pasillo» a las chicas españolas. El grupo se iba haciendo cada vez más grande… Yo me empeñé en intentar hacer una foto del grupo español… casi conseguí que fuera completo pero tuvimos una integrante muy especial… se nos unió la actriz Sophie Skelton. Todo un detalle, ¿eh? Ángela aportó su súper bandera española bordada.

Una anécdota muy divertida, es que Cristina (con la que hice muy buenas migas desde la primera vez) es muy fiel al actor Steven Cree. Así que cuando él regresaba a la zona de fotos/autógrafos le dijimos que estaba ahí ella (que la ubica muy bien en su Twitter) y se acercó a darle un abrazo. Momentazo entre momentos.

En ambos años, me he encargado de realizar un collage con aquellas personas que han querido participar, para destacar la participación de España en la convención.

En la organización, la mayor parte de la gente que participa son voluntarios. Muchos repiten de convenciones anteriores. Hay quienes hablan en español, lo que es muy útil para consultas, dudas y peticiones. Se agradece que tengan gente que nos entienda en nuestro idioma. Especial mención a Jimmy y a Patricia.

LOS FANBOOK

En The Land Con 2 descubrí los Fanbook. Ni idea de lo que era eso hasta la convención. Se hacía un sorteo entre las que hubieran comprado el autógrafo de un determinado actor. A quien le tocara, se encargaba de elaborar el Fanbook. Se trata de un libro donde se recogen notas de los fans, o se recopilan cosas para el actor.

Pueden participar todos en cada Fanbook. Normalmente piden una aportación personal, en mi caso quise hacer una unión de Escocia con mi ciudad, Granada, así que me fui al mirador de San Nicolás con mi Cosplay de Claire para hacerme fotos con la bandera de Escocia y el Palacio de la Alhambra de fondo. Luego van pidiendo que respondas a preguntas o que participes en cuestiones tipo: recomienda una bebida, flores del mundo, etc… Participar en los Fanbook, en cada grupo de Facebook habilitado para ello, me permitió interactuar con personas de otras ciudades y países. Luego nos reconocimos en París. De hecho, la que se encargaba del Fanbook de Richard Rankin me enseñó el resultado final antes de entregarlo. Era algo muy elaborado, hecho a mano, increíble la imaginación.

Equipo español en The Land Con 2

MERCHANDISING

Durante la Convención se organizan en los pasillos unos puestos de venta relacionados con la serie. Algunos son accesorios, otros son acuarelas, otros fotos, camisetas, bolsos… Es una buena oportunidad para llevarte algo de recuerdo. Normalmente se paga en efectivo. Te dejo algunas cosas que puedes comprar Amazon (click en la imagen).

Algunas de estas joyas las puedes encontrar también en Escocia.

RESUMEN

Para finalizar, mis recomendaciones:

  • Vive la experiencia de una Convención al menos una vez en la vida. Es muy divertido intercambiar / debatir sobre un tema común.
  • Si no quieres gastar mucho, te recomiendo el pase básico y al menos una foto y autógrafo.
  • Si tienes un presupuesto holgado, ¡vive la experiencia a tope! Luego tendrás unos recuerdos geniales para toda la vida.
  • Si puedes, ve con Cosplay, desde mi punto de vista, mola mucho más.
  • Alójate en el mismo hotel de la Convención. Ahorrarás en tiempo y estarás mucho más cómoda.
  • Intenta llegar el viernes por la tarde y marcharte el lunes.

Si te ha gustado, no olvides compartirlo, comentar o darle Me gusta.

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: