Antes de ir a Myanmar

Myanmar, antigua Birmania (cambió su nombre en 1989), es un país en el que afortunadamente el turismo no ha arrasado su identidad propia. Es agradable pasear por sus calles, respirar ese aire místico que rodea a la vida en los templos, observarles en su forma de vestir o expresarse. Los extranjeros aún causamos curiosidad y hasta es posible que te sientas famoso por un día.

Pertenece a una serie sobre Myanmar, para más datos puedes consultar este enlace Myanmar.

Llegué a Myanmar en un vuelo desde Chiang Mai, Tailandia, destino Mandalay con la aerolínea Bangkok Airways. Desde España habíamos llegado a Tailandia vía Qatar (más información en Nos vemos en Doha). El largo viaje pasaría por estos dos países así que el aeropuerto más al norte que nos haría llegar a Myanmar fue el de Chiang Mai. La salida del país la hicimos por Yangón con la aerolínea Thai Airways. Los vuelos los encontré gracias a Skyscanner (para saber más sobre cómo encontrar vuelos baratos puedes consultar Reservas: vuelos). Te dejo el buscador de vuelos:

Dinero. La moneda en Myanmar es el Kyats. No puede cambiarse fuera del país por lo que obligatoriamente tendrás que cambiar en el aeropuerto o sacar dinero de los cajeros automáticos. Casi todo se compra en efectivo por lo que es recomendable tener dinero. Además los recuerdos son muy bonitos y originales así que será fácil que quieras adquirirlos.

Tarjeta SIM con conexión a Internet. No es algo 100% imprescindible, sin embargo, te será muy útil si vas a usar Grab para tus desplazamientos, además de que te permite estar en contacto con la persona que viajas por si decidís separaros en algún momento o alguno se pierde. Obviamente está genial para estar conectado en redes sociales, algunas incluyen conexión a éstas sin que descuenten datos. Las puedes conseguir en el aeropuerto. Nosotras las compramos por 6.500 Kyats cada una.

Idioma. Hablan el birmano como lengua oficial, que tiene una caligrafía redonda muy agradable a la vista. En hoteles y aeropuertos hablan inglés así que no hay problema con la comunicación. En Bagan, que fue lo que nos pareció más enfocado al turismo, los locales saben hablar varios idiomas incluido el español. No es que lo hablen perfecto pero se defienden muy bien así que no debe preocuparte establecer una conversación. Siempre puedes recurrir al lenguaje internacional de los gestos.

Visado. Cuando viajé a Myanmar tuve que aplicar para un visado. La web para realizar el trámite es esta: Visado Myanmar. Es necesario una fotografía y un pasaporte con una fecha de caducidad superior a seis meses a contar desde la visita al país. Hay que pagar una tasa que al cambio fueron 46,61€. En la actualidad, y debido a la situación de COVID 19, los visados están en pausa. Visita la web del Ministerio del Interior de España Recomendaciones de viaje para saber la situación del país antes de viajar. Si no resides en España te recomiendo que busques el homólogo en tu país de origen.

Ruta. Myanmar aún está sin explotar en exceso por el turista por lo que cualquier lugar es maravilloso. La elección de cómo vas a visitar el país es muy importante. En mi caso el motivo de mi viaje a este país fue principalmente Bagan por su zona arqueológica así que organicé todo lo demás basándome en este sitio. Bagan no tiene aeropuerto internacional por lo que depende de Mandalay o Yangón. Por este motivo mi ruta pasó por estos tres lugares, sin duda una excelente elección que recomiendo. Para la organización de los días tuve en en cuenta que quería incluir:
– Amanecer en Bagan.
– Atardecer en Bagan.
– Amanecer en Amapura.
– Viaje en globo en Bagan.
– Entrada y salida a Bagan desde una ciudad distinta para tener la posibilidad de conocer más lugares.
– Imprescindibles en Mandalay: Su Taung Pyae Pagoda, Kuthodaw Pagoda y Monasterio Shwenandaw.
– Imprescindibles en Yangón: Shwedagon Pagoda, Sule Pagoga y Lago Kandawgyi.

Reservas de Hoteles. En mi viaje sólo pasé la noche en Mandalay y en Bagan. El hotel que elegí en Mandalay fue Hotel Mandalay (más información del hotel en Myanmar: Día 1 Mandalay) y el que escogí en Bagan fue The Hotel @ Tharabar Gate. El primero fue elegido porque se encontraba entre la mayoría de las visitas de Mandalay y Amapura, donde iríamos a ver el puente U bein (más información sobre la ruta en Myanmar: Día 2 Mandalay). El segundo fue elegido por la cercanía con los templos además de por los servicios que ofrecía (más sobre el hotel en Myanmar: Día 1 Bagan). Normalmente para buscar hoteles utilizo Booking. En el lateral puedes encontrar el buscador.

Transporte entre ciudades. Puede hacerse vía aérea o vía terrestre. Por el precio de los vuelos decidí que los traslados entre las ciudades (de Mandalay a Bagan y de Bagan a Yangón) los haríamos en avión con Mann Yadanarpon Airlines. La atención al cliente en su web es excelente. Los aviones son pequeños así que es recomendable reservar con antelación. Para uno de ellos me tocó hacerlo con Trip.com (porque ya no quedaban disponibles en la web de la aerolínea) a través de Skyscanner. Más información sobre cómo utilizar el buscador en Reservas: vuelos.

Click en la imagen para acceso a descarga en Google Play

Transporte en las ciudades. Tanto en Mandalay como en Yangón funciona la app Grab. En lo personal, opino que es el mejor transporte para moverse en las ciudades. Se necesita tener conexión a Internet, un número de móvil de Myanmar y una tarjeta bancaria para asociarla a la cuenta (aunque se puede pagar en efectivo). Puedes descargar la App antes de tu viaje. Esto te permite guardar los destinos. Para mí fue muy útil porque no tuve que buscar cada vez el lugar al que quería ir, sino que como ya le había dado un nombre personalizado (que me permitió localizarlo más fácilmente) era muy sencillo solicitar cada trayecto. Funciona como Uber o Cabify. La App te busca un conductor cercano, te lo asigna y te manda el coche, la matrícula y su nombre. También te proporciona un chat para hablar con el conductor. El chat además hace traducción simultánea entre el idioma en que el conductor te habla y el inglés que le introduces tu. Fácil e intuitiva. Yo la asocié a una tarjeta y todos los pagos del transporte no tuve que desembolsarlos en efectivo. Como alternativa puedes negociar en tu hotel o con un conductor de Grab un trayecto a un precio. Lo hice en Mandalay y fue una buena idea porque no tuvimos que esperar a la llegada del Grab en cada parada ni regresar al hotel por las maletas porque las llevábamos en el coche. Más información sobre la ruta en Myanmar: Día 2 Mandalay. En Bagan no funciona Grab pero el mejor transporte allí es la bici eléctrica o moto eléctrica a un precio muy económico. Más información en Myanmar: Día 2 Bagan.

Zona arqueológica. Myanmar es un país que se caracteriza por sus zonas arqueológicas. La más importante es Bagan. Es obligatorio pagar una tasa para acceder que son 25.000 kyats por persona. He leído en algunos blogs que recomiendan entrar a Bagan por tierra porque así es posible saltarse los «controles» para hacer este pago. Sinceramente creo que no es caro y si de alguna manera se contribuye en el bienestar de quienes viven en el lugar (ya sea promocionando el turismo del lugar o con mejoras en las infraestructuras que derivan en más posibilidades de ingresos para los locales) merece la pena pagarlo. En Mandalay también hay una entrada que se llama zona arqueológica por 10.000 kyats (y que engloba el acceso a varios templos por el mismo precio (más información en Myanmar: Día 2 Mandalay).

Excursiones. La estrella en esta ocasión fue un viaje en globo sobre la zona arqueológica de Bagan. Una experiencia altamente recomendable a pesar de que el precio no es económico. Había visto y leído mucho sobre esta excursión y estaba realmente expectante de cómo resultaría. Hay tres compañías con las que puedes hacer este viaje. Balloons over Bagan, Oriental Ballooning y Golden Eagle Ballooning Myanmar. En mi caso elegí la primera por precio y disponibilidad en la fecha de mi viaje. Tienes más información sobre esto en Bagan: Experiencia en globo. En Mandalay contratamos un servicio de coche con chófer que fue muy útil para las visitas de ese día.

Seguro de cancelación. Para este tipo de viajes largos es interesante contratar un seguro de cancelación. En nuestro caso particular, una de las integrantes del viaje tuvo que hacer uso de él por motivos familiares. Además, este seguro puede incluir gastos médicos por lo que tendrías un 2×1. Te dejo más información sobre estos seguros en Seguro de cancelación de viaje y un descuento si lo contratas desde este enlace en IATI seguros:

Seguro médico. Cuando viajamos lejos de nuestro entorno, donde nuestro seguro médico propio del país no funciona, es muy importante contratar uno que nos cubra allá donde vamos a viajar y por mínimo el período que vamos a estar. No es muy caro pues es algo temporal (por la estancia). Sin embargo, estaremos más tranquilos si tenemos una urgencia médica en el viaje, donde los gastos se pueden llegar a disparar si no lo tenemos cubierto por un seguro. Si ya tienes contratado un seguro médico privado, simplemente deberás pedirle a tu aseguradora que compruebe que Myanmar entra dentro de la cobertura y dónde tendrías que llamar en caso de urgencia. En la actualidad debes comprobar también si cubre en caso de COVID-19.

Ropa y calzado. Antes de viajar a Myanmar es importante informarse de la ropa que es aconsejable llevar. Me gusta respetar la cultura de cada país, y además en este caso es de obligado cumplimiento para acceder a los templos. Hay un código de vestimenta muy estricto que no se permite acceder con los hombros al descubierto ni enseñar las piernas, hay que llevar cubierto hasta el tobillo. Esto se puede solventar con camisetas de manga corta (no tirantes, no sin mangas) y pantalones largos o desmontables o vestidos largos. Había leído que en algunos sitios no dejaban tampoco mostrar los brazos. Yo llevaba siempre un pañuelo largo o una «chaqueta» de tela fina que me hizo mi madre.

Para entrar en los templos también es obligatorio descalzarse (incluidos los calcetines). Otro consejo es llevar una bolsa en la que meter tus zapatos (no los lleves en la mano, o colgados de los cordones, porque pueden decirte que los dejes) si no los quieres dejar en el espacio habilitado para ello. No porque no confíes en la gente del lugar, sino porque quieras salir por otra parte del templo o porque no te fíes de los extranjeros. Usa calzado fácil de quitar y poner, porque será lo que hagas casi todo el tiempo. Unas sandalias deportivas o fáciles de limpiar son bastante útiles. En general son muy respetuosos con las pertenencias de los demás. Puedes llevar toallitas húmedas para limpiarte los pies antes de ponerte el calzado.

Aseos o servicios públicos. No todos los aseos son tal y como los conocemos en Europa. Podrás encontrarte algunos que son simplemente un agujero en el suelo preparados para que puedas agacharte. También es común que no haya papel higiénico, así que te recomiendo que lleves un rollo contigo. Lo que yo hacía era quitarle el cartón a uno de los rollos del hotel y lo llevaba en la mochila. Ya me había pasado en mi viaje a Pekín (más información en China) y en Tailandia (más datos de Tailandia) y la experiencia me vino muy bien.

Vacunas y medicamentos. Para entrar en Myanmar no es obligatorio ponerse una vacuna en particular salvo que provengas o hayas estado en un país afectado por la fiebre amarilla. Si vas a visitar zonas más rurales y/o salvajes entonces te recomiendo que te dirijas a tu centro de salud para preguntar por las vacunas recomendadas: Hepatitis A y B, rabia, encefalitis japonesa, tétanos y BCG (tuberculosis). Yo estaba particularmente preocupada por los medicamentos, por la diferencia en lo que allí se pueda conseguir. Así que te dejo una lista para que te hagas una idea de lo que yo llevé: paracetamol, ibuprofeno, antidiarreico, pomada contra infecciones bacterianas o de hongos, antibiótica, pastillas para el mareo, antihestamínico, pomadas y pastillas anti-inflamatorias, líquido desinfectante, toallitas de alcohol, protector solar, tiritas, gasas… Y obviamente repelente de mosquito DEET.

Ampliar información. Cuando preparé mi viaje me ayudé mucho con tres cosas: la guía de viaje de Lonely Planet, los videos de Alan x el mundo – Tailandia y el viaje familiar de Los Merlo en Instagram, familia de Dany Merlo integrante del grupo de pop mexicano Mercurio, a los que tuve la oportunidad de ver en España y tomé muchas notas de todos sus consejos y recomendaciones.

Si te ha gustado o te ha parecido útil, no olvides compartir, comentar o dar Me gusta.

** Algunas situaciones pueden haber variado por la situación actual de COVID-19. Por favor, consulta en la web del ministerio las restricciones actuales de Myanmar.

Entradas relacionadas:

Si quieres recibir un correo cuando haya una nueva publicación puedes registrarte aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: